Analistas en China predicen la caída en las importaciones de productos congelados, especialmente mariscos, tras señalarse una cepa europea del coronavirus SARS-CoV-2 como el origen del brote de Covid-19 surgido en un mercado de Beijing.

Según las estimaciones, la baja persistirá durante y después que se controle la situación sanitaria en la capital, porque los consumidores temen contagiarse a través de los alimentos y además las autoridades endurecieron las inspecciones en las aduanas, lo cual demora y encarece las compras en el exterior.

También se cita como argumentos tras ambos factores el hallazgo de más de 200 muestras positivas del patógeno en los alrededores, las peceras e incluso en la garganta de un salmón comercializado en la plaza mayorista de Xinfadi, donde estalló el brote.

Basado en los hechos, la empresa Sealand Securities proyectó que el mercado nacional de mariscos y productos congelados podría beneficiarse y reemplazar buena parte de las importaciones.

Mientras, los países exportadores se movilizan para ratificar la calidad y seguridad tanto de sus ofertas como de la manipulación y el proceso completo de envío hasta la llegada a China.

Noruega, por ejemplo, niega que el salmón sea un posible intermediario o huésped del SARS-CoV-2 y sustenta su planteamiento en estudios científicos.

Ya ese estado vio la semana pasado un declive interanual de 34 por ciento en las ventas del alimento a China.

De igual manera Chile, otro proveedor del pescado, refuta la existencia del coronavirus en especies acuáticas e incluso invitó a representantes de Beijing en Santiago a inspeccionar algunas plantas de la industria.

Si bien el Ministerio chino de Comercio enfatizó en la relevancia de incrementar las importaciones, puntualizó la necesidad de estrechar la comunicación y coordinación con los mercados extranjeros a fin de garantizar la adquisición de artículos seguros.

China detuvo esta semana las operaciones de proveedores europeos de salmón, sacó la carne de la venta pública y recomendó no comerla cruda, a raíz de descubrir el virus en una tabla de cortar salmón importado.

Resultados preliminares de una pesquisa oficial citaron entre las posibles vías de transmisión que el microorganismo permaneció en alimentos congelados y no mutó por las condiciones frías desde la partida de los productos en el exterior hasta la llegada a China.

Otra tesis manejada es que subsistió desde hace tiempo en entornos oscuros, húmedos, sin la desinfección y esterilización adecuada antes exponerse a la población.

La investigación sobre la secuencia genética reveló una versión antigua del virus que circula actualmente en Europa, pero epidemiólogos admitieron la necesidad de recopilar más datos y completar cálculos con modelos matemáticos antes de conformar una conclusión definitiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí