Foto internet / Redacción: Marlene Bernal y Carmen Victoria Rodríguez

La FAO celebró este miércoles la decisión del Consejo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) de designar 176 millones de dólares a 24 de sus proyectos interrelacionados con la agricultura y cuidado del medio ambiente.

La decisión transcendió durante la 58 reunión del FMAM, realizada de forma virtual, donde también se supo que la iniciativa beneficiará a 30 naciones, según un comunicado de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con sede en esta capital.

Desde Brasil hasta Yemen verán apoyados sus esfuerzos para proteger la biodiversidad, revertir la degradación de la tierra, adaptarse al cambio climático, salvaguardar las aguas internacionales y promover sistemas alimentarios sostenibles, refiere el texto.

El director general de la FAO, QU Dongyu, destacó que los proyectos aprobados pretenden fortalecer los sistemas alimentarios nacionales y, al mismo tiempo, aportar beneficios ambientales globales a la población y el planeta.

Acotó que igual ayudarán a los pequeños agricultores, pescadores y silvicultores a diversificar sus medios de vida y reforzarán su resiliencia al cambio climático y a otros factores de estrés importantes como la Covid-19.

Todos los proyectos son resistentes al cambio climático y serán ejecutados en asociación y cofinanciados por los gobiernos de Albania, Argelia, Brasil, Burkina Faso, Camboya, Georgia, Guinea, Indonesia, Jordania, Kenya, Líbano, Libia y Madagascar.

La lista incluye además a Mauritania, México, Montenegro, Marruecos, Nicaragua, Papua Nueva Guinea, Perú, Tanzania, Tailandia, Túnez, Turquía, Tuvalu, Ucrania, Uruguay, Uzbekistán, Vietnam y Yemen.

Cuatro proyectos en Nicaragua, Guinea, Kenya y Uzbekistán -señala el texto de la FAO- contribuirán al Programa del FMAM sobre sistemas alimentarios, uso y restauración de la tierra.

Completarán el programa del FMAN, un proyecto en Tanzania sobre el impacto en el paisaje sostenible en las tierras secas, dirigido por la FAO y establecido en 2019 para hacer frente a la degradación de los ecosistemas y de las tierras secas.

Otros de ellos velan por las aguas internacionales y transfronterizas; uno ayudará a Brasil y Uruguay a gestionar de forma conjunta la gran laguna Merin, lago de agua dulce que alberga a millones de aves migratorias.

Otro apoyará a Camboya y Viet Nam para vigilar y gestionar colectivamente sus preciosas aguas subterráneas en la región del delta del Mekong.

Además, cuatro de los proyectos permitirán a la FAO ayudar a los gobiernos de nueve países sin litoral, pequeños Estados insulares y naciones menos adelantadas, que se enfrentan a desafíos únicos debido a su geografía y a su particular vulnerabilidad social, económica y ambiental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí