Con el objetivo de capacitar a los productores sobre los procesos de conservación de pastos y forrajes (ensilaje), el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través de la Dirección Distrital en Zamora Chinchipe, desarrolló una capacitación práctica sobre ensilaje de tipo bunker.

El ensilaje es el proceso de conservación de forraje fresco que un ambiente anaeróbico permite conservar el pasto o forraje en condiciones aptas para el consumo de los bovinos, y en esta ocasión decidieron trabajar con una hectárea de pasto maralfalfa, que les permitirá alimentar al ganado de producción de leche.

El ensilaje de tipo bunker requiere para su realización una estructura construida sobre el nivel del suelo, cuyas paredes y piso pueden ser de concreto o cualquier material de la zona. Para la presente práctica se construyó una nave con 3 divisiones, las cuales garantizan el almacenamiento de 12 toneladas de pasto por bunker.

Los participantes de esta actividad fue un grupo familiar de productores del cantón Nangaritza, quienes están interesados en innovar la producción ganadera, de forma que les permita mejorar la calidad de su hato bovino.

Junior Roa, técnico del MAG en esta provincia, mencionó que es importante que los productores opten por esta forma de almacenamiento de pastos, ya que les permitirá tener sustento para los animales en tiempos de escases.

“Si bien es cierto en Zamora Chinchipe no existe escasez por sequía, esta sí se presenta por excesos de lluvia, ya que el pasto tiende a marchitarse, y disminuye la producción de forraje. Para ello una buena opción de alimento con alto grado de palatabilidad es el ensilaje de maralfalfa”, explicó Roa.

Galo Cueva, productor ganadero del cantón Nangaritza, agradeció al Ministerio por la asistencia técnica permanente que le brindan los técnicos del MAG y las recomendaciones técnicas que le hicieron para generar un cambio en su forma de trabajo, pues esta forma de producción le ha permitido adquirir nuevos conocimientos en prácticas de producción sostenible, en el cambio de uso del suelo, aplicación de enmiendas, establecimiento de pastos de corte, destrezas en la conservación del pasto y más actividades que le permiten mejorar los resultados.

“Como productores quizás le tememos a innovar, pero yo he visto un gran cambio en los niveles de producción de mis animales, de mi finca, si queremos mejorar los resultados debemos apostar por un cambio en la forma de producción” acoto el productor.

En esta ocasión se realizó la conservación de 36 toneladas de pasto verde variedad maralfalfa, en el cantón Nangaritza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí