El gobierno brasilero tomó la decisión de llevar a 0 las tarifas de importación hasta el primer trimestre de 2021. El argumento: contener los precios internos.

El Ministerio de Economía de Brasil informó el viernes que redujo a cero los aranceles de importación para los complejos de maíz y soja hasta el primer trimestre del próximo año. Los aranceles quedan en cero para los países fuera del Mercosur.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento ha propuesto reducir a cero la tasa para la soja y sus derivados, mientras que Economía ha pedido una tasa cero para el maíz.

Ambas medidas están motivadas para contener los altos precios en el sector alimentario”, dijo la nota en el sitio web del Ministerio de Economía publicado por Reuters.

La medida, sujeta a análisis en medio de precios internos récord para ambos productos, se decidió el viernes en una reunión del Comité Ejecutivo de Gestión (Gecex) de la Cámara de Comercio Exterior (Camex), vinculada al Ministerio de Economía.

La solicitud de exención de importación fue presentada el mes pasado y reiterada la semana pasada por la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA), que representa a los sectores avícola y porcino en Brasil.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento dijo a fines de agosto que se estaba evaluando la posibilidad de eximir temporalmente del Arancel Externo Común (TEC) para la importación de arroz, maíz y soja de países no Mercosur para equilibrar la mercado interno y evitar mayores aumentos de precios.

A principios de septiembre, el comité ejecutivo de Camex aprobó la reducción a cero del arancel de importación del arroz hasta fin de año, en medio del repunte del valor del producto en Brasil, luego de un aumento de la demanda interna durante la pandemia y de las exportaciones acaloradas. En ese momento, sin embargo, no hubo una decisión sobre el maíz y la soja.

El presidente Jair Bolsonaro dijo que se reuniría con productores de soja para discutir el precio de las oleaginosas, días después de que el precio del producto renovara su máximo histórico en Brasil debido al ajuste actual en la oferta.

A lo largo del año, un dólar de exportación favorable, sumado a una fuerte demanda externa, incrementó el volumen de envíos de soja desde Brasil, que puede llegar a 82 millones de toneladas, aumentando la necesidad de importaciones para atender a la industria local.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí