Expertos en derechos humanos dicen que hubo desconocimiento sobre problemáticas sociales.

La temática de la lucha contra la corrupción fue el motivo por el que los candidatos a la Presidencia de la República se enfrentaron y lanzaron acusaciones durante la segunda jornada del debate obligatorio, organizado por el Consejo Nacional Electoral, CNE, el domingo 17 de enero de 2021.

La dinámica de debate fue la misma que se presentó en el primer día, es decir, los aspirantes a Carondelet fueron divididos en dos bloques de ocho presidenciables cada uno. Sin embargo, el orden de participación fue invertido. En esta ocasión comenzó el segundo grupo. En esta segunda fase se trataron dos temáticasCorrupción e Institucionalidad Democrática; y Relaciones Internacionales y Derechos Humanos.

Durante el encuentro, el candidato de la Alianza UNES, Andrés Arauz fue señalado en once ocasiones por otros candidatos como representante del correísmo, y este, como símbolo de un régimen que manejó de forma inadecuada de los recursos públicos.

Juan Fernando Velasco, candidato del movimiento Construye, cuestionó a Arauz la firma de un convenio para la organización del Festival de Artes de Loja, el cual aseguró que tuvo irregularidades por $ 3 millones. Guillermo Celi, candidato del movimiento SUMA,  se refirió a irregularidades de $ 3.500 millones para reconstruir Manabí y mostró fotos del Hospital de Pedernales, “el cual sigue en carpas”, señaló.

El candidato de Pachakutik, Yaku Pérez, también lo señaló. “Usted en su programa de gobierno dice que va a recuperar el futuro, ¿por qué mejor no recupera lo robado? Eso sería lo más saludable para los ecuatorianos”, haciendo referencia al gobierno de Rafael Correa.

Arauz expresó: “la corrupción ha sido el reparto de hospitales, los carnés falsificados, toda la trampa que han cometido los bancos, el prepago de la deuda por $ 2.000 millones cuando nuestros hermanos ecuatorianos estaban falleciendo aquí en Guayaquil”, resaltó.

El candidato de Sociedad Patriótica, Lucio Gutiérrez, aseguró que los ecuatorianos deben votar por él, para recuperar el dinero robado, “tal como lo hice en mi primer gobierno”, resaltó.

El candidato de la Alianza Honestidad, César Montúfar aseguró que la justicia debe gozar de absoluta independencia y que creará una fuerza de tarea, un grupo especializado que desmantele a las mafias que se tomaron el Estado ecuatoriano. “Ecuador dejó de ser un Estado de Derecho limitado y con problemas para transformarse en un Estado capturado por mafias”, resaltó.

El candidato del movimiento AMIGO, Pedro Freile señaló que una verdadera lucha contra la corrupción debe depurar el sistema educativo. “Tenemos un sistema fraudulento, donde hay personajes inventados, moldeados a la imagen y semejanza de un tirano que quería quedarse 300 años en el poder.»

El candidato del movimiento CREOGuillermo Lasso llamó a reformar el Código de la Democracia; “debemos eliminar a aquellos partidos que están en venta o están de alquiler, eso es inaceptable y da lugar a la corrupción en época electoral. Yo creo que debemos propender hacia una democracia robusta, con partidos políticos que verdaderamente defiendan ideas, defiendan ideologías, defiendan conceptos, pero no sea un archivo en la gaveta de una persona que lo saca en época electoral para poner en venta o entregarlo en renta a cualquier inescrupuloso que quiera ser candidato”.

En el encuentro hubo declaraciones polémicas, como la aprobación de la cadena perpetua para acabar con la corrupción. Tanto Isidro Romero, candidato del movimiento Avanza, Carlos Sagñay de la Bastida del movimiento FE,  y Paúl Carrasco, del movimiento PODEMOS mencionaron que aplicarían la cadena perpetua a aquellos ciudadanos que hayan sido parte de actos de corrupción en el país.

Sagñay dijo “nadie va a robar en mi Gobierno. El primero que esté robando lo vamos a mandar a la cárcel con cadena perpetua. No habrá dos por uno. Tendrá que trabajar para ganarse su alimentación porque transferiré el presupuesto de alimentación de los delincuentes a la alimentación de los niños y jóvenes.”

Karen Garzón, Directora de Relaciones Internacionales de la UISEK y Red de Politólogas, dijo que le preocupa varias declaraciones que se expresaron durante el debate, que atentarían contra los derechos humanos. Recordó que Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia. «En ese sentido, es preocupante escuchar propuestas que criminalizan la migración y promueven la xenofobia; donde existe un desconocimiento sobre problemáticas como la violencia sexual y el embarazo adolescente, entre otros”.

De lo expresado por los candidatos, señaló que se evidencia que los derechos humanos no ocupan un lugar estratégico o central dentro de la agenda política.

La abogada y analista política, Jéssica Jaramillo, dijo que varias de las expresiones de los candidatos le llaman a la atención. Geovanny Andrade, frente a una pregunta tan delicada como la violencia sexual a mujeres y niñas dijo: “debemos ver por qué esos niños tienen relaciones sexuales tan temprano. Debemos ver por qué los niños salen de su casa y tienen que cuidarse de los violadores, cuando en su respuesta debió exponer con qué políticas públicas se puede prevenir y atender a las víctimas, no solo que ni siquiera empatiza con la situación de miles de mujeres sino que su respuesta es culparlas.”

El candidato de la Izquierda Democrática, Xavier Hervas señaló que la propuesta electoral de entregar $ 1.000 es otro engaño, pues se quiere ofrecer la misma película que hace cuatro años, cuando el entonces se ofrecieron 325.000 viviendas a través de un formulario que pedía los datos de los ciudadanos y no construyeron ni siquiera 30.000.

La candidata de Alianza PAÍS, Ximena Peña aseguró que se va a declarar en emergencia al sistema de protección de derechos por el bienestar de las niñas y mujeres. «En el país, 2.000 niñas menores de 14 años dan a luz y no son niñas madres, son víctimas del abuso”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here