A Víctor Mendoza, arquero suplente surgido de la filial Toreros, se lo puede considerar el futbolista nacido en las divisiones menores amarillas con mayor protagonismo en el Barcelona campeón 2020: jugó dos veces. Esta es una realidad diametralmente opuesta a la de la década de mayor dominio canario en el torneo nacional, la de los 80. Los títulos de 1980, 1981, 1985, 1987, 1989 tuvieron entre sus figuras a jugadores trabajados en las canteras barcelonistas. Incluso, en esas cuatro primeras coronaciones aún estaba vigente Juan Madruñero, salido de las entrañas del club en 1970.

Para ser tricampeón 2013, 2014, 2105 y con el galardón del 2017 sumar cuatro títulos en cinco temporadas, Emelec tuvo el concurso clave de una base nacional que contaba con varios elementos subidos de las categorías formativas azules, como Enner Valencia, Marcos Caicedo, Ángel Mena, Fernando Gaibor y Robert Burbano, entre los principales.

Para la campaña 2021 los dos cuadros del Astillero tienen escasos elementos de sus divisiones menores. La mayoría de los fichajes llegaron de otros equipos y entre ambos hay 17 jugadores oriundos de otros países (entre nacionalizados y los que ocupan plazas de extranjeros hay diez en Barcelona y siete en Emelec).

“Por reglamento la FEF debería exigir a los clubes que trabajen más en las formativas, que promuevan a jóvenes como hace unos años, cuando se jugaba con un juvenil en cancha por determinado tiempo. A los equipos de primera división la FEF debe exigirles tener centros de alto rendimiento y que no solo se enfoquen en el deporte, sino también en lo psicológico, nutricional y educativo. Sería un extraordinario aporte. Ese trabajo podría ayudar a los elementos que salen al extranjero y no se consolidan; retornan porque no se adaptaron”, dice el exvolante Richard Borja, bicampeón con Emelec en el 2001 y 2002.

Agrega que “el modelo de trabajo de Independiente del Valle es muy bueno. Se fueron todos los que clasificaron a final de la Copa Libertadores 2016 y luego llegó otra promoción que fue la base para ganar la Sudamericana 2019. Hay un trabajo y planificación a corto y largo plazo que está dando buenos resultados”.

La ausencia de futbolistas salidos de las menores en Barcelona, para Flavio Perlaza, “es parte del problema de los equipos grandes. Deben contratar jugadores que no son de sus canteras por las exigencias que tienen. Por eso es que hay este abandono. Se debe poner énfasis en un trabajo de formativas a corto plazo para que puedan promover jugadores que deslumbren”.

El exgolero Daniel Viteri, que como Borja desde las formativas millonarias escaló al primer equipo para ser bicampeón 2001-2002, opina que se ve poco hacia abajo por “tratar de sacar resultados inmediatos. Esto lo obliga a reforzarse con futbolistas de renombre o que hayan despuntado en los últimos tiempos. Para que un proyecto de formativas dé frutos se necesita un tiempo prudencial, pero por los resultados que desean alcanzar las directivas hacen estos fichajes”.

Borja destaca que Emelec haya absorbido a Rocafuerte FC, pero cree que “se debió dar prioridad a estas formativas, hacer un estudio para fortalecerlas. Tener buenos profesionales y observadores designados por el técnico para que vayan a ver los jugadores que realmente muestren un nivel muy superior al resto”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here