En los Laboratorios de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) se desarrollan distintas líneas de trabajo que apuntan a resolver las demandas del sector productivo local  regional. Una de ellas se concentra en buscar un nuevo tratamiento para la infección que genera la mastitis bovina.

Así lo señala una nota del portal de la universidad donde citan a la médica veterinaria Georgina Tiraboschi, graduada de la carrera que dicta el Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas en sede Villa del Rosario, quien manifestó que “estamos trabajando en alternativas terapéuticas a base de Vitamina D para disminuir el uso de antibióticos y potenciar el sistema inmune de las vacas”.

Según lo expuesto por la investigadora, la mastitis bovina provocada por la Staphylococcus coagulasa negativo y la Staphylococcus aureus se constituye como el principal causa de pérdidas económicas para el sector lácteo. “Son dos bacterias que, además de enfermar a la vaca, son capaces de generar biofilms que funcionan como escudo y dificultan la correcta absorción de la terapia antibiótica suministrada”, destacó.

Respecto al trabajo que viene desarrollando un equipo integrado por docentes, becarias/os y estudiantes de la UNVM para dar respuesta a esta inquietud del sector lechero, señaló que se encuentran trabajando en una alternativa a base de Vitamina D utilizada como agente inmundo modulador que estimula la generación de péptidos microbianos.

“Estos péptidos permitirían contrarrestar la conformación de esos escudos que generan las bacterias, potenciando el tratamiento antibiótico y a su vez al sistema inmune del animal”, indicó.

Añadió que “en una primera instancia la línea se abocó al desarrollo de formulaciones a base de quitosano, posteriormente se generaron nanopartículas cargadas de este polímero y en esta nueva etapa pretendemos incorporar la Vitamina D a este compuesto, para sumar ambos efectos buscando un mejor tratamiento contra la infección de la ubre de la vaca”, destacó la investigadora.

La relevancia de este avance radica en la posibilidad de evitar las pérdidas económicas que se producen cuando una vaca se enferma de mastitis, ya que el tratamiento actual requiere retirar al animal de la producción mientras se lo está atendiendo. Así mismo, cuando el animal se recupera no puede volver a producir comercialmente en el mediano plazo a causa de los restos de antibióticos que se alojan en su organismo.

“Esta alternativa representa una oportunidad para fortalecer el sistema inmune del animal evitando que se infecte con la bacteria y, en el caso de que suceda, potenciar el efecto de los antibióticos suministrados para garantizar una pronta reincorporación a la producción”, concluyó Tiraboschi.

Georgina tiene 29 años, es oriunda de Villa Carlos Paz y se graduó como médica veterinaria por la UNVM en 2019. A principios de este año se incorporó al “Doctorado en Ciencias con Mención Agroalimentos”, carrera de máximo grado académico dictada por la casa de altos estudios local, y obtuvo una beca doctoral del Conicet dirigida por la doctora Luciana Bohol y co-dirigida por la doctora Carina Porporatto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here