Foto Internet / Redacción: Marlene Bernal

Para José Antonio Hidalgo, Director Ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador AEBE, el 2020 termina con un incremento de volumen de exportación y un significativo descenso en los precios, especialmente en el mercado internacional. “El incremento de la oferta mundial de banano, especialmente de la región Latinoamericana ha incidido en esta situación. Así que, por el lado del volumen exportado, la expectativa de un crecimiento superior al 8%, se ha reducido por lo sucedido en los meses de octubre y noviembre por dos hechos que han parecido de manera conjunta: la falta de temperatura óptima para la producción y el efecto de los bajos precios pagados, que ha impedido mantener los niveles de trabajo, especialmente en fertilización” explicó el directivo.

Por ello, argumenta, una expectativa moderada de crecimiento al finalizar el 2020 estaría entre un 7% y un 8% en relación al volumen exportado en el 2019, esto es, que se exportarían aproximadamente 380 millones de cajas al finalizar el 2020, (datos exactos se conocerán al concluir enero), sin embargo, es una de las más altas del último lustro. En cuanto a precio, la mayoría de los mercados están pagando precios por debajo de la línea de sostenimiento: Turquía, Rusia y el mercado de la Unión Europea, los precios al por mayor han descendido 10% en euros desde mayo hasta octubre de este año.

Otro asunto que es digno de destacar, acota, es el comienzo del censo bananero que permitirá la legalización de áreas bananeras que fueron cultivadas al margen de la Ley. “Esto es importante, puesto que se tendrá la realidad en cuanto a hectáreas cultivadas y sembradas, así como mejorar la estimación de la producción “destacó.

Otro aspecto, recalca el directivo es que se terminó el 2020 con la vigencia y reducción de los límites máximos de residuos de algunos fungicidas por parte de la Unión Europea, que son necesarios para mantener la calidad del banano durante el viaje desde puertos ecuatorianos hacia el mercado de la Unión Europea.

Al preguntársele sobre las expectativas para el 2021, dijo que se espera que la presencia de la pandemia se reduzca y finalice al terminar el año, una vez que las vacunas se aprueben y comiencen las vacunaciones, reduciendo el temor a contagios y mejorando en consecuencia la productividad.

De lo anterior, recalca, una mejora en la actividad económica nacional, que redundará en la adquisición de fondos a menores tasas de interés.

“Se espera una mejora en el precio del banano en los mercados internacionales,

Aunque ya hay anuncios, desde los supermercados de Alemania de una importante reducción en el precio de la caja de banano. De darse esto último, los recursos para mantener la productividad disminuirán” indico.

Enmarco otros proyectos como el de que, una vez obtenidos los resultados del censo, definir una política y estrategia para el sector bananero de cara para el próximo decenio. Al igual que mantener los niveles de seguridad para impedir la presencia del Fusaryum en las fincas ecuatorianas.

Destacó la importancia de la consolidación del clúster bananero como una herramienta para la definición de políticas que impliquen el crecimiento del sector en un entorno amigable con el medio ambiente.

“La consolidación de nuestras exportaciones con la zona del EFTA (Noruega, Suiza, Islandia) y el Reino Unido, una vez que se haga de manera más efectiva, los tratados de libre comercio firmado con esos países. El ingreso del Ecuador al Acuerdo Transpacífico que permitirá ingresar el banano y otros productos sin arancel a los mercados del Asia como China, Japón, Corea del Sur” indico.

¿Hay algún plan de trabajo post-pandemia?

El sector exportador trabajará en obtener:

  1. a) Del Gobierno flexibilización e incentivos del régimen tributario para dotar de liquidez al sector.
  2. b) Simplificación de la tramitología para que documentos como certificados de origen y fitosanitario de manera digital.
  3. c) Líneas de crédito de la banca pública y privada para los productores y exportadores bananeros.

Además:

  1. d) Apoyar en la negociación de más tratados comerciales, especiales la alianza Transpacífico y el ASEAN, que nos permitirá mayores ventas hacia la zona de Asia

Juan José Pons, coordinador del Clúster Bananero indicó que La industria bananera ecuatoriana enfrenta para el año 2021 grandes oportunidades y desafíos que para enfrentarlos tiene que permanecer en un proceso de mejoramiento continuo creando estrategias de mediano y largo plazo y ejecutando tácticas coyunturales que ajusten las estrategias a los eventos que se presentan en mares turbulentos, pero siempre sin perder el rumbo para mantener su liderazgo mundial.

Según él, La Visión del Clúster de la Industria bananera del Ecuador es la de ser un organismo con capacidad profesional articulado en actores y facilitador de iniciativas para el fortalecimiento de las ventajas competitivas del sector bananero del Ecuador en el mercado global de frutas.

Y su misión es ser el organismo que involucre y represente a los actores de la cadena de valor del sector agroexportador bananero promoviendo el logro de objetivos comunes de desarrollo, asociatividad, sostenibilidad, innovación y competitividad.

Esta visión y misión trabajada, explica el directivo, con las asesorías del Instituto Tecnológico de Monterrey con la participación de todos los representantes de los protagonistas de los eslabones de la cadena de valor tanto del sector privado como del sector público y académico del Ecuador es la que marcara el rumbo de nuestro sector para enfrentar los desafíos y oportunidades del año 2021.

“En el sector externo nos enfrentamos a la nueva realidad mundial Post Covid 19 y todos los obstáculos e incertidumbres que ella plantea tanto en el ámbito de lo logístico como de los hábitos de consumo y de las medidas y protocolos de bio seguridad que se aplican no solo en origen sino en destino de todos los mercados. Igualmente, a la aplicación de políticas verdes en los principales mercados en los que se imponen certificaciones que van más allá del ámbito regulatorio de los países productores y consumidores.” recalcó.

Argumento que nos enfrentamos también a una pandemia específica del sector bananero que es la presencia en Colombia del Fusarium FR4T, nueva versión del mal de Panamá, para el que aún no hay defensa conocida ni se ha desarrollado una variedad resistente solo conocemos medidas de prevención y exclusión de dudosa ejecución y efectividad.

Finalmente indico que en lo interno  se vivirá un año de incertidumbre política frente al proceso electoral de cambio de gobierno y la angustia de la crisis económica ,social y moral del Ecuador que podría ser agravada si los Ecuatorianos no sabemos elegir bien y no optamos por un gobierno y una asamblea que dé un giro de 180 grados ,que promueva los tratados de libre comercio para ampliar los mercados, que atraiga la inversión para que haya más y mejores tecnologías y por lo tanto se genera más empleo aliviando así los problemas sociales que afectan  a la seguridad pública, que defienda la dolarización que le ha dado estabilidad a los ciudadanos y a la  economía del Ecuador, en síntesis que genere confianza y seguridad jurídica que estimule la empresa privada, indicó Pons.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here