Foto internet

El grupo de contacto hispano-franco-italiano-portugués de fresa se reunió el 16 de febrero, mediante videoconferencia, estimando que en la campaña 2021 crecerá la producción en Italia un 9% y descenderá en España un 2%. Respecto a 2020, se coincidió en las dificultades ocasionadas por la COVID, especialmente la paralización del consumo durante los confinamientos, que en el caso de Francia se superó haciendo un llamamiento para que se consumiera producto nacional.

El sector francés, encabezado por el responsable de la Asociación de Organizaciones de Productores de Fresa de Francia, AOP Fraise de France, Xavier Mas, destacó que la superficie en 2020 ha sido de 3.299 hectáreas, manteniéndose estable con relación a los últimos cinco años y la producción también se ha mantenido estable, situándose en 57.683 toneladas. Respecto a la campaña de este año, Francia espera volúmenes fuertes a partir del mes de abril, previendo que sea la semana 20 cuando se alcance el pico de la campaña.

Los responsables del sector italiano, encabezados por Pietro Ciardiello, de la OI Ortofruttailtalia, informaron de que en 2021 se prevé un incremento de la superficie del 9% respecto a 2020 y en consecuencia de la producción, situándose las hectáreas cultivadas en 3.962. Italia dedica gran parte de su producción al consumo nacional, con lo cual el volumen de exportación no es muy elevado, situándose en 10.672 toneladas en 2020, un 17% menos que en 2019. Las importaciones, también se redujeron en 2020, un 27% en volumen totalizando 30.364 toneladas, siendo España el primer proveedor de Italia.

Los responsables del sector portugués que intervinieron en la reunión destacaron que la superficie de fresa en este país es pequeña, con 323 hectáreas, y una producción de unas 10.000 toneladas. Respecto a la campaña 2020 destacaron que empezó mal por la COVID, pero mejoró a lo largo de los meses y los precios de venta fueron superiores a los de 2019.

Por parte de los profesionales españoles intervino el gerente de Freshuelva, Rafael Domínguez, quien informó de que en esta campaña la superficie de fresa ha descendido un 2%, pasando de las 6.217 hectáreas de 2020 a 6.105 hectáreas. Respecto a 2020 se valoró como una campaña complicada por las repercusiones derivadas de la COVID, constatándose un descenso de la producción de fresa del 20%, al igual que un descenso del consumo.

En cuanto a las cuestiones fitosanitarias, tanto Freshuelva como Fepex mostraron su malestar por la diversificación de legislaciones nacionales en torno a las materias activas, carencia de autorizaciones excepcionales, y los productos fitosanitarios que se pueden utilizar en los distintos países, demandando una legislación única de carácter comunitario, aspecto que también compartieron los profesionales de Francia, Italia y Portugal.

Fuente: freshplaza.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí