Foto internet

Unicef pide al Gobierno el retorno a clases progresivo, con medidas de bioseguridad y voluntario.

La organización estima que cerca de 90.000 niños han dejado el sistema escolar en el último año. Los niños de las zonas rurales del país son los más impactados por el cierre de las escuelas.

Sin internet, ellos no acceden a la teleeducación. Los padres, que tampoco han terminado el colegio, se convierten en sus maestros. Por ello, Unicef estima que 90.000 niños han dejado el sistema escolar en el último año en el país, y aboga por un retorno a clases progresivo y voluntario.

Según la organización, no solo les preocupa la mala calidad de la educación, también hay riesgos de que los más pequeños sufran de violencia intrafamiliar, abuso y desnutrición.

Además los niños están expuestos a estos peligros sin la protección del sistema educativo, que muchas veces es un filtro para identificar los problemas del hogar. En el Recinto El Mamey, en Guayas, se vive esta falta de acceso a la teleeducación.

Este 2021 es el segundo año lectivo que la escuela permanece cerrada. Y debido a ello, los niños han regresado al trabajo en el campo agrícola cuando deberían estar estudiando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí