El ecuatoriano Richard Carapaz (c), corredor del equipo británico Ineos Grenadiers.

La ‘Locomotora’ llegó con el pelotón principal al cierre de la séptima etapa. La clasificación en la pelea por el maillot amarillo no se modificó.

Mark Cavendish deslumbra. El esprínter del Deceuninck-Quick Step sumó su segunda etapa en la edición 108 del Tour, su victoria 32 en la prueba y quedó a dos triunfos del histórico corredor belga Eddy Merckx. El británico se quedó con el triunfo de la sexta etapa, en la que Mathieu van der Poel sigue de amarillo y el ecuatoriano Richard Carapaz noveno en la general.

“Es muy especial ganar en Chateauroux, es increíble. Teníamos muchos hombres fuertes en el esprint y buscamos posicionarnos bien”, dijo el británico que se impuso por tercera vez Chateauroux, ciudad que ha recibido la carrera en cuatro ocasiones.

El tiempo de Cavendish marcó registro de 123 corredores que llegaron en el lote principal, con Carapaz en puesto 31 con 3 horas 17 minutos 36 segundos, tiempo que no modificó las posiciones en la general entre los aspirantes al título, en la que el ecuatoriano mantiene el noveno lugar.

Una fuga tempranera y con nombres importantes puso en apuros al pelotón. Apenas a 10 kilómetros de la salida ocho corredores abrieron un hueco, entre los principales Kasper Asgreen (Deceuninck-Quick Step), Nils Politt (Bora-Hansgrohe), Thomas de Gendt (Lotto-Soudal) y el campeón olímpico Greg van Avermaet (Ag2r-Citröen).

Este grupo tomó ventaja de un minuto con el pelotón, pero los intereses propios de sus integrantes pusieron tensión en la escapada, hecho que aprovechó el pelotón para recortar diferencia y absorber a corredores que podían hacer daño y ganar tiempo en el esprint final.

Del pelotón saltó Roger Kluge (Lotto Soudal) para formar dupla con van Avermaet, que fueron los que consolidaron la escapada del día, protagonismo para el corredor belga, que con la ronda francesa termina su reinado olímpico. La medalla de oro en ruta de los Juegos Tokio 2020 se disputará el 24 de julio en el circuito internacional de Fuji.

Al ritmo de los fugados, la carrera pasó por Saint-Aignan (kilómetro 72,6), un premio de montaña de cuarta categoría en el que van Avermaet sumó un punto, con 1 minuto 35 segundos de ventaja sobre el pelotón.

Esa diferencia se redujo en 50 segundos para el paso por Lucay-le-Male, el esprint intermedio del día, en el que también sumó el campeón olímpico, seguido de Kulge, su compañero de fuga, mientras que Sonny Colbrelli (Bahrain-Victorious) se imponía a los del pelotón.

Para los 25 kilómetros finales, la diferencia entre fuga y pelotón bajó a 30 segundos. El lote principal tirado por gente del Alpecin y Deceuninck y con los favoritos buscando posiciones para afrontar el tramo final, con nueva caída en carrera que esta vez afectó al italiano Jacopo Guarnieri, corredor del Groupama-FDJ.

Apenas con 2 kilómetros para el final terminó la fuga y empezó la pelea entre los lanzadores, mezclados entre estos Julian Alaphilippe, campeón mundial, y el maillot amarillo Mathiue van der Poel.

La definición se quedó con Cavendish, que tomó rueda del Alpecin para saltar en los metros finales e imponerse con autoridad al grupo de velocistas, que tuvo a Jasper Philipsen (Alpecin) y Nacer Bouhanni (Arkéa Samsic) en segundo y tercer lugar, respectivamente.

Con un arribo masivo a la meta, la clasificación no se modificó, van der Poel mantiene el maillot jaume como líder general de la Grande Boucle y Richard Carapaz es noveno, a 1 minuto 44 segundos.

Las otras clasificaciones también se mantienen, con Cavendish con la camiseta verde de la categoría por puntos, Ide Schelling (montaña) y Tadej Pogacar como mejor joven.

Para la séptima etapa llega la fracción más larga del Tour en los últimos 21 años, serán 29,1 kilómetros para un trazado de media montaña entre Vierzon y Le Creusot, con un inédito y exigente ascenso a Signal d’Uchon, a 10 kilómetros de la meta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí