Foto internet

En los primeros días de agosto (del 1 al 6), los precios de las patatas lavadas tipo Ágata estaban en R$ 91,11 (ponderado por la clasificación), en el promedio de las lavadoras del país, un valor un 69,6% superior al del 21 de julio, que fue de R$ 53,70. El aumento se produjo como consecuencia de las heladas recientes que afectaron a la mayoría de las zonas productoras. Aunque todavía no es posible medir con precisión las pérdidas, desde Hortifruti/Cepea están avanzando en su cuantificación.

En la región de Perdizes (Minas Gerais) –que concentra gran parte de la producción del Cerrado Mineiro donde se recolecta la cosecha de invierno– se estiman pérdidas entre el 10% y el 15% del total de cultivos en desarrollo, con mayores daños por heladas a partir de la semana del 19 al 23 de julio. En otros municipios del Cerrado de Minas Gerais, las estimaciones son aún mayores: alrededor del 30%. Además, los productores han observado una mayor incidencia de trips en los tubérculos, lo que podría terminar afectando aún más la productividad en agosto y septiembre.

Las áreas de producción del suroeste de São Paulo, a su vez, se vieron severamente afectadas por las heladas de julio. Y, con eso, las pérdidas son mayores que en otras regiones, estimadas entre el 30% y el 50%. En Vargem Grande do Sul se acercan al 35%. En las regiones de São Paulo, las lluvias de los últimos días, asociadas al clima frío, están exigiendo mayores niveles de fumigación, con fungicidas sistémicos para controlar el tizón tardío, ya que el desarrollo del patógeno se ve favorecido por la alta humedad y las bajas temperaturas.

Finalmente, en el sur de Minas, aún no ha sido posible cuantificar las pérdidas relacionadas con las heladas ocurridas entre el 29 de julio y el 30 de julio, pero se estima que podrían ascender al 30%. El mayor impacto en la producción debería ocurrir entre la segunda mitad de este mes y principios de octubre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí