Reconozco los esfuerzos por prepararnos para el Fusarium raza 4, son muy importantes, pero en este momento el transporte naviero es según mi concepto un problema específico y actual, resulta que encima de los problemas de mercado propios de esta época, aumentados por la pandemia, ahora tenemos un socio oculto que impone sus reglas sin importarles los contratos o los tratos, impone sus tarifas y frecuencias a placer, pensando solo en su conveniencia económica, no hay quien lo controle, a pesar que por parte del Estado el MTOP debería regularlos o simplemente obligarlos a que cumplan sus compromisos, el alza de los insumos, también a placer, quedo atrás.

Veo con mucha preocupación que emprendemos diversas acciones para conservar y tal vez mejorar la industria bananera, pero no están coordinadas, se debería por parte de la empresa privada, productores, exportadores, importadores, proveedores de insumos y navieros, junto al Estado tener una sola política, un solo camino y todos allanarnos a este, inclusive hacer participar a entidades como proecuador o a cancillería para que hagamos una campaña de Banano del Ecuador por el mundo, aprovechemos que somos lejos el mayor exportador con una participación de más del 30% del mercado, que seguramente algún peso debe de tener.

Sin la participación del Estado no funciona, tenemos que comenzar derogando la llamada ley del banano, absurda y caduca, aceptar la participación del spot o de libre venta, regular, no prohibir, el emprendimiento de nuevas plantaciones en lugares aptos para el cultivo, en general cambiar la participación del MAG en el sector, volverlo regulador, no juez y parte.

En este momento complicado, nos pasa factura la pandemia, pero también nuestro desorden, volvemos a ser la bodega de banano del mundo, cuando alguien quiere fruta, viene y compra, barato seguro, porque nuestro canibalismo no tiene límite y de eso se aprovechan los de siempre, que cada día son más, mejor dicho, si no eres caníbal en este negocio no sobrevives, la formalidad está casi perdida, rompamos este esquema.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí