Empezó la cosecha arrocera en la provincia de los Ríos, y los precios continúan deprimidos, indicó a este medio Washington Núñez, presidente de la Corporación Nacional de Arroceros.

“Tenemos precios entre 20 y 21 dólares, vemos que no hay voluntad política de ayudar, empezamos cosecha y no están abiertos los silos, de nada han servido los diálogos ellos como que no entienden la política arrocera” recalcó el dirigente.

Anotó que se va a hacer una feria para ayudar a los productores, pero que esa no es ayuda para ellos porque el arroz que ellos sacan es en cascara. “Nosotros no pilamos el arroz, no somos dueños de piladoras, los pequeños y medianos arroceros no tenemos piladoras entonces no nos beneficia en nada. Estamos pidiendo una reunión con el presidente de la República, pero aún no lo logramos” anotó el arrocero.

Destacó que desde 15 de septiembre empieza lo fuerte de la cosecha, y que de lo que han visto será una producción baja debido al clima frío que rige en este momento en la Costa, “estamos entre las 30 a 35 sacas por cuadra de arroz, no habrá sobre producción, definitivamente no habrá sobre producción”, enfatizó.

Por su parte Javier  Ronquillo quien además de ser agricultor en Santa Lucia, provincia del guayas, es pilador, recalcó que las reuniones que han tenido hasta el momento no  han funcionado  para nada “lo que necesitamos es tratar de mejorar la economía, las piladoras de penden de créditos y están represados, en mi caso estoy parado porque no hay dinero, tengo  silos, estoy tratando de ayudar a los  productores   para que guarden la cosecha, pero igual ellos necesitan dinero para su alimentación  y los gastos por que no tienen ni para eso” dijo el arrocero.

Indicó que él es un productor grande de arroz, pero que ni con la tecnología que tiene le sirven los precios, el mercado se ha deprimido, y hay mucha oferta, “lo que se necesita es exportar cuando esté la cosecha y tratar de mapear los cultivos de arroz y ver donde se necesita sembrar maíz y soya para diversificar, pero no vemos ninguna acción que se esté haciendo” expresó.

En su concepto la única solución es buscar dinero para que las piladoras puedan comprar la cosecha y abrir las bodegas de campo que habían ofrecido desde el gobierno anterior para   poder guardar y exportar, “pero mientras no exista dinero en el sector tampoco se puede exportar” recalcó.

Juan Pablo Zúñiga, presidente del directorio de la Corporación de Industriales Arroceros del Ecuador (CORPCOM) manifestó que la situación de los industriales se torna complicada debido a los excedentes de arroz presentes desde diciembre de 2020. “Se viene una cosecha muy abundante y la mayoría de las piladoras tienen arroz almacenado, eso genera que haya menor capital operativo lo que representa para nosotros una gran preocupación” manifestó.

Ratificó que la intención del sector industrial es tratar de captar la mayor parte de la cosecha y ayudar a mantener los precios estables, pero al no haber exportaciones de la gramínea este año como se esperaba, se corre el riesgo de que los precios caigan.

Zúñiga explicó que a principios de este año se contaba con un excedente aproximado de 120 mil toneladas de arroz, que según el industrial no representaban un problema si 95 mil toneladas serían exportadas a Colombia, pero los precios en el vecino país son menores a los nacionales por lo que carecen de atractivo para la compra si se cuenta que Colombia también tiene excedentes del grano. Por lo que según sus cálculos a finales de 2021 Ecuador podría tener un poco más de 200 mil toneladas almacenadas.

Hasta el cierre de esta nota quisimos dialogar con Alex Ibarra, Subsecretario de Comercialización – MAG, pero se nos indicó que estaba en recorrido por las piladoras.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí