Foto cortesía / Redacción: Carmen Victoria Rodríguez

En el mes de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación y la ONU considera que la sociedad debe trabajar en conjunto por una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor ambiente, una vida mejor y sin dejar a nadie atrás. En ese sentido, el trabajo desde la producción y la nutrición de cultivos toman un rol clave donde el agricultor es el protagonista.

Durante la pandemia, los agricultores ecuatorianos lograron mantener la seguridad alimentaria ofreciendo alimentos saludables. Esta actividad es la responsable del 8% del PIB nacional y, en el campo de sembrar en los 4,3 millones de hectáreas cultivadas que tiene este país.

Es el caso de Yara que, según un boletín de prensa, viene trabajando en soluciones nutricionales para reducir el impacto en el medio ambiente, apoyando a algunos productores como es el caso de Heitel Lozano Morocho, un joven productor de arroz de la provincia del Guayas. Su sueño es continuar con lo que empezó su abuelo, cultivar arroz en el cantón Santa Lucía. A sus 20 años ya tiene como meta ser ingeniero agrónomo. Ahora cursa el primer año.

“Los cambios que he podido presenciar en fertilización, cosecha y productividad han sido radicales. Antes, en la época de mi abuelo, todas las actividades agrícolas eran a mano; los cortes de espiga y la cosecha. Hoy en día usamos máquinas pequeñas, fáciles de transportar que nos ayudan a cuidar el cultivo”, comentó Lozano.

Jorge Valle Torres es la cuarta generación de productores agrícolas. Su bisabuelo empezó este trabajo en la tierra. Pero fue su padre quien desarrolló más el área agrícola expandiendo las tierras y manejando especialmente el cultivo de banano.

“La necesidad imperiosa de ser más rentables nos ha obligado a tomar algunas iniciativas, dentro de las cuales reducir costos de producción” argumentó Valle.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here