Precios de combustibles que regirán hasta el 11 de noviembre. Foto: API

En julio del 2020 se fijó el sistema para la fijación de precios de los galones de combustibles.

Ya son quince meses desde que los ecuatorianos han visto cómo el precio del galón de la gasolina extra, eco y diésel se ha ido modificando mensualmente, esto por la implementación del sistema de banda.

Desde el pasado 12 de octubre los nuevos precios que rigen para la extra y eco son $ 2,502 para el primero y $ 1,698 para el diésel, es decir, 11 y 4 centavos de dólar más que el mes anterior, respectivamente.

Antes de la implementación de este sistema se había fijado el precio para la extra y eco en $ 1,75 y el diésel a $ 1.

El decreto 1054 había establecido el mecanismo para la fijación del precio, pero en el decreto 1222 se estableció que la Agencia de Regulación y Control de Energía y Recursos Naturales no Renovables (ARC) era la que debía realizar el cálculo de los precios referenciales del diésel para el abastecimiento para abastecedora y comercializadoras autorizadas del país. En noviembre del 2020 la misma función se le había destinado la misma función a la agencia para la gasolina extra y eco.

En el documento se explica que hay tres componentes para la fijación mensual del precio (decreto 1183):

  • Precio de paridad de importación
  • Precio referencial de venta en terminal del periodo anterior al del análisis
  • Precio referencial de venta en terminal del periodo de análisis.

El primer componente es justamente aquel que toma la información del mercado internacional y se asocia los costos de que se afrontarían al importar el producto al país, es decir, transporte y almacenamiento. “Para el cálculo del costo de la importación se considerará la información del precio del producto en el mercado, el flete, el seguro y los tributos aplicables”, dice el decreto.

Mientras que el precio del producto en el mercado se establece un promedio con los precios del marcador más líquido del producto en la costa del golfo de Estados Unidos (WTI) de los 30 días antes del día del cálculo.

Jorge Calderón, analista económico, explicó que este componente es el principal para la fijación del precio en este sistema de bandas que establece un límite del 5 % para la extra y eco y del 3 % para el diésel.

“Es el principal sí porque a medida que este precio aumente son proyecciones futuras de demanda hará que el precio de los combustibles suba, pero también tiene que ver mucho el refinamiento de combustible porque también recordemos que el Ecuador vende el petróleo e importa combustible, gasolina porque no tenemos una capacidad de refinamiento aquí mismo procesar el petróleo y dar los combustibles como sí pasa en otros países”, añadió.

Con esto se indica que mientras suba el precio del barril de petróleo, los precios de combustibles aumentarán. Se espera que hasta el primer trimestre del 2022 se dé esta tendencia.

Justamente recordó que el gobierno de Guillermo Lasso quiere subir la producción aprovechando el alza de precios.

“La coyuntura es bueno tengo más ingresos, pero también hay una desventaja en este proceso, porque mientras más alto esté el precio del barril del petróleo, si no estuvieran vigentes las bandas ahorita el Ecuador estuviera gastando más en subsidios porque el precio es más alto y debería cubrir más por conceptos de subsidios”, refirió el especialista.

En el caso de la gasolina súper esta se encuentra con el precio liberalizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here