Redacción: Marlene Bernal y Carmen Victoria Rodríguez

Uno de los principales problemas para las empresas de semillas y que causa gran pérdida a los productores es la venta de semilla pirata o falsificada, recordando que estas son aquellas que no cumplen con los estándares de calidad genética, física, fisiológica y fitosanitaria para el buen desarrollo de un cultivo.

Por tal motivo uno de los programas banderas de la Asociación Ecuatoriana de Semillas (Ecuasem), es velar por los intereses de los productores y buscar alternativas para evitar la falsificación, expresó a este medio su presidente Carlos Cadavid.

Según el directivo, cada vez es más preocupante el hecho de que se promocionen semillas piratas en redes sociales, engañando así a los agricultores quienes se dejan llevar por los bajos precios y las promesas falsas que les hacen, cuando la realidad es que no tiene ningún control fitosanitario.

“Hay que ejercer un tipo de acción legal ya en contra de estas personas porque están violando muchas normas y procesos que no solo afectan la parte productiva de la semilla sino también la comercial” enfatizó.

Cadavid destacó que, aunque Ecuasem ha sostenido reuniones con las autoridades sobre este tema y esperan respuestas, como organización no se detienen y de manera interna han tomado medidas para dar a conocer y orientar a los agricultores cuando se trata de una semilla pirata.

“Hemos pasado al Ministerio de Agricultura cuatro propuestas que han sido negadas. El ministerio exige que para que toda semilla sea comercializada en Ecuador debe contar con un marbete (el adhesivo que se pega a cada funda de semilla con la información de la calidad de la semilla) que es con lo que se cumple, pero para mayor seguridad lo que hemos propuesto es colocar un marbete seguro con un código QR, respetando toda la información del marbete actual, solo queremos  colocarle esta protección para tener trazabilidad y que el agricultor pueda leer el código y pueda conocer lo que compra y como usarla, creemos que es la mejor manera para empezar a eliminar el tema de piratería” explica el Cadavid.

Argumentando que esto es un costo cubierto por las empresas semillistas, que no tendría costos algunos para el Estado y que solo necesitan su probación para poder proceder a iniciar una campaña segura.

Argumento que, aunque no hay cifras exactas de la cantidad de semilla falsificada que se expende en el país se calcula que puede estar en un 30%.

Dio como ejemplo que un agricultor que emplea este tipo de semilla empieza a tener pérdidas desde su siembra, por el bajo rendimiento y el alto costo de producción por el aumento de plagas y enfermedades.

Otro punto que abordó durante la entrevista fue la necesidad de trasferir más conocimiento y tecnología al agricultor, sobre todo en el área administrativa y empresarial para que cada día la producción pueda ser más eficiente y ellos se conviertan en verdaderos empresarios para obtener ganancias en sus predios.

Dentro de los programas en que trabajara la organización este 2022 es en la actualización del reglamento de semillas, del cual admitió se encuentran en reuniones con encargados del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Nuestro principal pedido es poder actualizar el reglamento de semillas y así todos estar cubiertos y que todos tengamos un norte hacia dónde dirigirnos” enfatizó.

Considera que algunas de las normativas que se tienen que actualizar es todo lo relacionado a cultivares nuevos, ya que cuando una compañía quiere traer por ejemplo una nueva semilla o hibrido de maíz, no es que lo trae y en seguida empieza a vender, eso no es así explicó, sino que tiene un periodo de prueba de hasta 4 años donde se observa si el material se adapta a la zona y luego de eso empieza un proceso de registro que dura dos periodos de siembra y una vez terminado ese proceso queda inscrita la semilla en el registro nacional de cultivares y ahí ya se puede importar y usar en las zonas donde fue registrado.

“Necesitamos que la normativa sea clara para todos, qué cultivos necesitan registro, cuales no, definir bien los tiempos de registro, las cantidades permitidas para traer semillas, todo ese protocolo para que una compañía inicie las pruebas necesitamos que quede debidamente reglamentado y que sea claro y transparente tanto para el MAG como para las compañías” explicó.

Recalcó que no hay que olvidar que la semilla es el principal insumo y que de ahí se desprende toda la vida del cultivo por lo que se debe dar mayor importancia a sus peticiones.

Finalmente indicó   que esperan realizar este año la segunda edición de Expo campo, donde mostrarán la diversidad de semillas certificadas en Ecuador.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí