Foto internet / Redacción: Carmen Victoria Rodríguez

Según un informe del Instituto Oceanográfico y Antártico de la Armada, hasta el 19 de febrero se presentará una fase de aguaje, por lo que se prevé en la zona costera continental e insular un estado de mar con intensidad, entre moderado y ligeramente agitado.

Las características de estos oleajes no serán extremos, explica la nota, pero se recomienda que mientras perdure la fase de aguaje, tomar mayor precaución al ingresar al mar puesto que, durante este evento astronómico, las amplitudes de las mareas presentan sus máximos valores, lo cual influirá que las olas rompan con mayor intensidad en la costa y generen además fuertes corrientes.

Recomendaciones

Se sugiere a los pobladores de la zona costera, turistas y a quienes realizan sus actividades en el borde costero estar atentos a las señales y avisos emitidos por las entidades de control y técnicas correspondientes, no ingresar al mar solos y en lo posible mantenerse en el área destinada para bañistas.

Si no hay bandera o no tiene claro su mensaje, antes de ingresar en el mar, preguntar al personal autorizado, quienes le pueden informar acerca de las características del oleaje en la playa que se encuentre, por ejemplo: cuales son las áreas peligrosas o información sobre los horarios de mareas.

En caso de ser arrastrados por la corriente de resaca (mayor peligro en bajamar), es imprescindible mantener la calma y no luchar contra la corriente, se recomienda nadar en dirección paralela a la orilla hasta que deje de sentir la fuerza de arrastre o mantenerse flotando mientras periódicamente hace señales laterales con un solo brazo para advertir a la gente de la playa sobre su situación y ser rescatado.

A quienes realizan labores en embarcaciones pequeñas, consultar en las Capitanías o Retenes sobre el estado del mar antes del zarpe, adicionalmente asegurarse de llevar abordo todos los implementos de seguridad necesarios, especialmente chalecos salvavidas y equipos de comunicación en buen estado.

Se recomienda, además:
No arrojarse al mar desde escolleras.
No perder de vista a sus niños en la playa. La actividad de menores debe ser supervisada por adultos.
Nadar en paralelo a la orilla. Evitar internarse mar adentro.
Tener presente que las zonas rocosas y los muelles son lugares peligrosos para bañarse.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí