“Estamos en las semanas críticas de la temporada de uva de mesa, cuando nos encontramos con el mayor volumen de fruta, y en este minuto no tenemos las naves suficientes en los puertos para enviarla a su destino”, señala la Federación de Productores de Frutas de Chile, Fedefruta. Esto, luego la situación logística (ya complicada por los atrasos y el alza en costos por la pandemia) se agravase en el momento más álgido de las cosechas en Chile, por una menor disponibilidad de buques en el puerto de Valparaíso, donde zarpan naves con cámaras refrigeradas hacia Estados Unidos, y la falta de estibadores en comparación a otros períodos.

En esta fecha, se debería estar embarcando uva de mesa y carozos como los nectarines desde las zonas productivas centrales de las regiones de Valparaíso, Metropolitana y O’Higgins, junto también con los últimos arándanos de la temporada. “Sin embargo, si antes había espacio para trabajar con más de cuatro buques de cámara a la semana para transportar la fruta a los Estados Unidos, ahora apenas contamos con dos”, comenta el presidente del gremio, Jorge Valenzuela, “lo que está afectando de forma importante al grueso de los productores de uva de mesa, que dependen de estas semanas para salir con sus cajas al mercado norteamericano”.

En lo que va del enero y febrero de este año, casi el 75% del volumen de uva de mesa chilena se ha destinado a Estados Unidos, según cifras de Odepa, “y ahora en marzo nos encontramos con el cosechón de esta fruta en la zona central, especialmente en la región de O’Higgins, donde todo el mundo y las comunas rurales están de cabeza en las labores de cosecha y embalaje”, comentó Valenzuela.

Alcances y solicitudes
Los fruticultores plantean que esta situación ha llevado a atrasos importantes en la logística de la fruta y la llegada de las cargas a destino, por lo que han tenido problemas con respecto a los compromisos con los recibidores y distribuidores de Norteamérica, donde existen programas de venta al consumidor que deben ser cumplidos por los supermercados y toda la cadena de suministros.

Por ello, el presidente de los fruteros solicitó que “por estas dos semanas nos den espacio para que los buques con cámara refrigerada puedan trabajar con mayor frecuencia, que se aumente la capacidad de atraque los terminales de TPS”, y se pueda subir la dotación de estibadores en estos días, “en los que nos encontramos en los últimos embarques previo a la medida para-arancelaria del marketing order en los Estados Unidos”.

Jorge Valenzuela destacó: “Estamos hablando de un producto que es muy perecible, y esa misma perecibilidad dicta los tiempos cuándo debe cosecharse, embalarse, transportarse. Creemos que la fruta debe tener prioridad de embarque en estas semanas del año”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí