Debido al cambio climático, los altos costos de producción y la exigencia de los mercados internacionales muchas empresas están cambiando sus planes de fertilización y ampliando su portafolio a la gama de productos orgánicos que permitan llevar a cabo una producción agrícola sostenible y que a su vez garantice un mejor manejo de los recursos naturales.

Maurits Verhagen gerente comercial de la empresa Euroagro, explicó a este medio que ha podido apreciar este cambio en la agricultura de Ecuador “Lo que hemos visto en el país, es que se están estableciendo muchos más cultivos orgánicos porque ven que en esto hay un mercado”

Anotó que la tecnología está cambiando y los fertilizantes se están mezclando con bacterias benéficas para que así se tenga una mayor capacidad de producción en los cultivos ya que al combinar la materia orgánica, el NPK, y hongos benéficos ayudan a que todos los elementos que están en el suelo bloqueados se desbloqueen creando una resistencia orgánica de la propia planta.

Destacó que los productos orgánicos aportan más materia orgánica a las plantas para ayudar con el proceso de crecimiento, para que el productor y el consumidor se puedan favorecer, y ayudar en la preservación de los suelos.

Recomendó a los productores   al comprarlos   observar la procedencia de los países ya que muchos vienen con metales pesados debido a algunas certificaciones que lo permiten, “nosotros importamos desde Europa que son fertilizantes que tienen más reglas en los materiales que se puede utilizar ahí” indicó.

Recalcando que para que el productor tenga mucha más seguridad es importante comprobar el país de donde viene y revisar que los registros estén actualizados, ya que hay muchos países que están eliminando algunos químicos por lo que siempre hay que estar en la actualización y saber que realmente lo que se adquiere.

Recordó que de la misma manera que los fertilizantes convencionales, también los orgánicos tienen los mismos problemas para llegar al país y de precios debido a los conflictos que se han presentado primero con el COVID por falta de transporte y ahora con la guerra afectando la capacidad que tienen las fábricas para el abastecimiento de materias primas.

Aseguró que su empresa está planificando sus costos para que los agricultores no se vean afectados por lo cual están viendo alternativas para traer en cantidades y no afectar a los agricultores.  “También estamos trabajando con Los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) en capacitación y manejo de productos orgánicos” agregó.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí