Foto internet

Puesto que los servicios de transporte a Rusia y Ucrania están prácticamente detenidos, las cargas de los contenedores frigoríficos también se están parando. Por supuesto, el conflicto en  Ucrania podría provocar una mayor perturbación del mercado de la carga frigorífica, pero cualquier reducción en la demanda con destino y origen en Ucrania y Rusia podría beneficiar a los expedidores al liberar capacidad y bajar las tarifas de flete.

Estos dos países suponen en torno al 4,5% de la demanda mundial de productos transportados en contenedores frigoríficos por mar, según Philip Gray, analista de Drewry. «Cualquier alteración en el comercio acarreará consecuencias considerables para los propietarios de la carga, los transportistas de contenedores y los operadores especializados en buques frigoríficos».

Rusia importó cerca de 4 millones de toneladas de frutas y hortalizas por mar en 2021, añade. De estas, el 40% fueron bananas de Ecuador y Centroamérica.

«Si este comercio se detiene o desacelera, habrá un excedente de equipamientos y espacio que, seguramente, será un respiro a corto plazo para los expedidores de productos de temporada desde la costa oeste de Sudamérica, a los que ahora mismo les está costando encontrar capacidad para Europa y América del Norte. Las implicaciones generalizadas para el negocio de la exportación de fruta se sentirán muy rápido, al producirse sobreoferta de producto en los mercados tradicionales, lo cual ejerce presión sobre los precios», añade Gray.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí