Por: Carmen Victoria Rodríguez

La Niña en un fenómeno climático que implica cambios extremos en la temperatura, está compuesto de dos partes o fases, una más cálida conocida como El Niño y una más fría conocida también como La Niña.

En Ecuador, la temporada invernal se ha visto afectada por este fenómeno, en entrevista con EL PRODUCTOR.COM Jonathan Cedeño, coordinador de oceanografía de la facultad de marítima de la ESPOL, explicó que en esta ocasión la magnitud de La Niña se encuentra en una etapa de débil a moderado.

“En los últimos años, las anomalías no han alcanzado una gran magnitud, pero este evento climático puede interactuar con otros procesos de la propia estación invernal de tal forma que suelen generar algunos eventos extremos de precipitación, como lo que hemos visto o las afectaciones de las últimas semanas” explicó.

Cedeño manifestó que estos eventos son notorios cuando, por ejemplo, en el mes de diciembre los agricultores estaban preocupados por el retraso de la estación invernal, situación que puede ocurrir cuando La Niña está en una etapa de débil a moderado, pero a medida que los meses de lluvia avanzan, las precipitaciones llegan a medida que la estación se va asentando.

“Si recordamos en diciembre llovió muy fuerte, cerca de los 100 milímetros de lluvia y eso generó algunas inundaciones en Durán y Guayaquil, luego tuvimos a finales de enero y principios de febrero fuertes lluvias en la zona interandina y eso dio inicio al aluvión en Quito” expresó.

El experto señaló que la estación de lluvias durará hasta abril, por lo que a partir de la segunda semana se prevé una disminución de lluvias y en el mes de mayo el fin de la estación.

Con respecto a los cultivos, manifestó que hay que estar atentos a los avisos de los niveles de los ríos, así como estar atentos a los diques o murallas de contención que puedan tener cerca de los cultivos y si ya no lo han hecho, recomienda hacer el respectivo mantenimiento, también los avisos que monitorean las instituciones como el INAMHI.

Al respecto, este jueves durante en el foro “El Niño / La Niña y la oscilación del sur en un mundo cambiante” el coordinador general de asuntos oceanográficos del INOCAR, CPFG-EMT Giorgio de la Torre, manifestó que el fenómeno que se conoce ahora no es el mismo de hace 20 años, una vez que se empezaron a palpar los impactos que tiene en la región.

“La conceptualización del Niño con el tiempo va evolucionando y evoluciona básicamente porque ahora lo conocemos mejor, lo estudiamos, lo monitoreamos mejor y cada vez de una manera más amplia y cada vez más en tiempo real” dijo.

Explicó que no todo lo que pasa en el Pacífico Ecuatorial, nace allí, por lo que indicó que el desafío está en el análisis, y destacó que todo lo que se vive ahora en esta estación invernal en Ecuador sería el producto de algún proceso que sucedió hace muchos años o se produjo en otras latitudes.

“Todos estos elementos que apreciamos como alterados, durante un evento como El Niño o La Niña, realmente deben ser mejor comprendidos y caracterizados para que nosotros podamos entender mejor esta amenaza y en función de ello tomar mejores decisiones de asesoramiento a nuestras entidades nacionales” explicó.

El estudio de este fenómeno va más allá de la temperatura superficial del mar, dijo, esto demanda comprender otros factores atmosféricos y oceanográficos que ocurren en la parte subsuperficial, puntualizó.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí