AMBATO. En diferentes sectores rurales, como la parroquia Izamba, se realizan rondas y se considera colocar controles en puntos estratégicos para hacerle frente al abigeato. Foto: Wilson Pinto

Se roban el ganado incluso en camiones y, en ocasiones, los antisociales se aprovechan de que los propietarios salen a trabajar o a las ferias.

En los sectores rurales de Ambato, los agricultores y comuneros se organizan de diferentes maneras con el fin de evitar que el abigeato aumente.

Según los registros de la Fiscalía de Tungurahua, en el 2020 se presentaron 75 denuncias por abigeato, mientras que en el 2021 estas aumentaron a 96, en tanto que hasta el 22 de marzo de este año se contabilizan 20.

Sergio Moreta, directivo de la junta modular de agua de Quillán Loma y miembro de la seguridad en Izamba, en el norte de Ambato, aseguró que desde hace aproximadamente dos meses se ha incrementado el robo no solo de ganado, sino también de los domicilios y vehículos.

Recordó que se sustraen el ganado incluso en camiones y, en ocasiones, los antisociales se aprovechan de que los propietarios salen a trabajar o a las ferias. Incluso maniataron a una familia para robar a plena luz del día. Todo eso, dijo Moreta, ha motivado a coordinar y trabajar en conjunto con las autoridades, así como con la Policía Nacional.

Hace dos semanas realizaron la marcha por la seguridad y la vida dando a conocer que en la parroquia Izamba están organizados, que no está abandonada y todos están preocupados y atentos para que la delincuencia no haga de las suyas.

Dentro de las acciones, los comuneros colocaron sirenas en las torres de las iglesias con el fin de que suenen cuando hay robos, gente extraña o vehículos desconocidos que generen sospechas.

Moreta aseguró que se coordinan las rondas con la Policía para que haga un acompañamiento, pero que se espera más apoyo porque considera que no es justo que para cerca de 26.000 habitantes de Izamba apenas existan –según él– dos policías, un patrullero y dos motos.

Que se van a implementar los controles comunitarios para cerrar los accesos a las comunidades cuando surja algún inconveniente, dijo el dirigente. Así, hace aproximadamente tres años se cogió a un carro sospechoso de un acto delictivo y aplicando la justicia comunitaria se lo quemó.

AMBATO. En distintas comunidades se realizan patrullajes ante el incremento del abigeato. En la Fiscalía de Tungurahua se habían denunciado 20 robos a ganado hasta el 22 de marzo pasado. Foto: El Universo

Alberto Guapizaca, cabildo (dirigente) de la comunidad de Apatug Alto, parroquia Santa Rosa, que integra la Unión de Comunidades de Toallo, contó que con el fin de evitar que se den irregularidades hay reglas como la ejecución de rondas por propia cuenta de los comuneros.

Además, se fijaron horarios para la atención de las tiendas desde las 05:00 hasta las 22:00 y de lunes a viernes se prohíbe totalmente la venta de licor, en tanto que los fines de semana lo pueden hacer de manera moderada hasta las 21:00.

Hay gente que llega a la comunidad a vender electrodomésticos, chatarreros y por algunas otras actividades. A ellos, contó, se les proporciona un certificado luego de conocer su trayectoria, sin embargo hay inquietud cuando llegan personas en vehículos sin placa o en la noche y madrugada.

Guapizaca contó que incluso en las comunidades se ubican controles de hierro con el fin de cerrar las salidas en toda la zona cuando haya alguna situación irregular y además se activan dos o más alarmas en cada comunidad para alertar y que la gente se movilice de manera rápida.

El cabildo de Apatug Alto aseguró que están en permanente capacitación. Recientemente tuvieron una con el fiscal Pedro Tisalema sobre justicia indígena y también con jueces a fin de evitar los excesos, porque aseguró que están claros de que no deben irse en contra de los derechos humanos.

Fernando Yánez, jefe político de Ambato, reconoció que en los sectores rurales de Tungurahua ha aumentado el abigeato, ante lo cual explicó que trabajan la Policía Nacional y tenencias políticas en conjunto con los cabildos y dirigentes de las distintas zonas. En las parroquias Ambatillo, Santa Rosa, Quisapincha, Huachi Grande e Izamba hay mucha incidencia de este tipo de delito, dijo.

Argumentó que a través del trabajo conjunto se trata de identificar a personas desconocidas en los sectores, para lo cual se hacen rondas comunitarias y patrullajes con el fin de evitar que los antisociales actúen principalmente en los días de ferias en Ambato (lunes, miércoles y viernes), en los cuales saben que los campesinos y comuneros salen a vender sus productos agrícolas y quedan abandonadas las propiedades.

Mesas de seguridad

El jefe político dijo que se hicieron mesas de seguridad en algunas parroquias con el fin de disminuir la incidencia del abigeato y lamentó que en ocasiones no se ponen las denuncias en la Fiscalía, ya que eso hace que en los entes nacionales no evidencien en mayor proporción el aumento de los índices delictivos y por ende no consideren el pedido de incremento de efectivos policiales.

Indicó que se conoce que en los últimos meses se han incrementado los robos en domicilios, así como de ganado menor y mayor en las zonas rurales, que principalmente se registran en la madrugada, preferentemente entre las 02:00 y 04:00.

Como parte de las medidas preventivas, se tiene un chat comunitario con la Policía Nacional para que se conozca a qué hora se encuentran haciendo las rondas o en el caso de comuneros y campesinos, trabajando en los sembríos agrícolas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí