La elaboración de este insumo mantiene caídas que se mantienen en el rango del 2%,mientras que su importación registra aumentos de 24%.

La industria del maíz vive un escenario complicado en México, y «los focos rojos» ya comienzan a encenderse pues mientras que la producción sigue estancada, la importación continúa elevándose de manera considerable.

Los números lo muestran: a partir del 2017 y hasta la fecha, la producción de este insumo mantiene caídas que se mantienen en el rango del 2%, mientras que su importación o compras del exterior registra aumentos de 24%, según arrojan datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) .

Incluso, a lo largo de la última década también se refleja el estancamiento que ha tenido la producción de maíz, pues en dicho periodo solo se ha incrementado 47%, en tanto que su importación lo ha hecho casi al doble, en un 97 por ciento. Otros datos refieren que hace diez años, la importación de maíz era el 50% de lo que producía México y ahora, las compras del exterior de este insumo representan el 70 por ciento.

Por lo pronto, ante este escenario, los expertos ya advierten que la situación podría prolongarse e incluso, agudizarse, afectada por diversos factores.

Lo que se espera es que la producción de maíz registre una caída más de 20% por la falta de fertilizantes este año, consideró la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC).

Detalló que los fertilizantes como la UREA y amoníaco, factor determinante para la producción agrícola, han visto disparados sus precios entre un 100% y 180%, lo cual va a impactar en los precios de los granos y en la producción agrícola.

«Como lo saben. Rusia es nuestro principal abastecedor de estos insumos que por la guerra han caído en desabasto», destacó Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC a El Horizonte.

Añadió que el encarecimiento de los granos, maíz y trigo principalmente, provocará que en poco tiempo se eleve su precio.

De esta manera apuntó, la industria del nixtamal, masa y tortilla, disparará el kilo de tortilla en $4 a $5 pesos a nivel nacional y en los estados del norte como Nuevo León, hasta $8 pesos más.

En ese mismo sentido se pronunció José Ignacio Martínez Cortes, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocio (LACEN) de la UNAM, al señalar que esto desencadenará efectos directos sobre los bolsillos, ya que productos como la tortilla se verían impactados.

«En México, al incrementarse los costos del maíz, aunado también a los costos de fertilizantes, pues vemos que la tortilla de maíz tuvo un incremento de 1% de la primera quincena de marzo con relación a la última de febrero. También tenemos el aumento en productos derivados de trigo, o de aceite de girasol y que tienden a ser afectados por este evento de Ucrania, por lo que vemos que el mercado internacional de los granos va a impactar totalmente a la economía internacional y las nacionales», comentó.

En ese sentido, añadió, «aquí es donde vamos a ver como es que en abril, aunado al tradicional aumento de precios de Semana Santa y Semana de Pascua, pues va a haber un incremento, un impacto en el maíz, en el trigo y esto también se va a reflejar en los derivados».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí