La situación en el mercado mundial de la cebolla es muy dispar. En Europa, las perspectivas son, en general, buenas, con registros de precios bastante elevados en Italia y España, mientras que en Alemania se observa un aumento de la demanda; algo necesario, dado que muchos países siguen sintiendo la presión del aumento de los costes de producción y de la logística. En su mayoría, las cosechas parecen ir bien, aunque Francia ha obtenido menos tamaños grandes esta temporada. En Norteamérica, el mal tiempo durante la temporada de cultivo ha reducido la producción en la región del Noroeste del Pacífico.

España: El precio es un 80% más alto que en esta época del año pasado
En España, las existencias de cebollas de la cosecha de 2021 son muy inferiores a las del año pasado, por lo que los precios son un 80% más altos en comparación con el mismo periodo de la temporada anterior, en el que los niveles de precios fueron demasiado bajos. Dentro de unos 20 días se iniciará la cosecha de las primeras variedades tempranas en Andalucía, donde la superficie se ha reducido considerablemente debido a los malos resultados de la pasada campaña y a los elevados costes actuales. Los costes del combustible, los fertilizantes y la energía son tan elevados y los márgenes de beneficio son tan estrechos que muchos productores españoles de cebollas están pasándose a otros productos que generan mejores beneficios. El periodo de siembra de las variedades medias y tardías –las más representativas en España en términos de volumen– aún está en marcha y las abundantes lluvias de marzo han dificultado la entrada en los campos. Esto y los elevados costes están provocando un notable descenso de la superficie de en torno al 40%. El impacto en los mercados internacionales será, por tanto, muy notable.

Países Bajos: Altos costes, baja importación y exportación de cebollas
En este momento, la exportación holandesa de cebollas se desarrolla con bastante tranquilidad. «Procesar cebollas resulta muy caro en todas partes ahora mismo. Los costes de transporte y procesamiento han aumentado drásticamente», afirma un exportador holandés. «No hay escasez en Europa, Brasil aún no ha ingresado al mercado y las cosas también están muy tranquilas en el extranjero. Afortunadamente, hemos sido capaces de enviar cebollas a Costa de Marfil durante mucho tiempo, pero por lo demás, todo está muy tranquilo. Las exportaciones han sido demasiado bajas en las últimas cuatro o cinco semanas, aunque siguen siendo superiores a las del año pasado, pero todavía quedan muchísimas cebollas en toda Europa».

Las exportaciones de cebollas holandesas de la temporada 2021-2022 ya superaron la marca del millón de toneladas en la primera semana de marzo; tres semanas antes que el año pasado. Según otro exportador, la esperada reducción de la superficie de cultivo para la temporada 2022/2023 garantizará una menor presión sobre el mercado el año que viene. «También a nivel internacional, preveo que los productores optarán en mayor número por las patatas y el grano debido a la presión al alza del precio de estos productos por las tensiones en el mercado mundial. Por lo tanto, es probable que haya un menor interés por el cultivo de cebollas».

Las importaciones de cebollas también han bajado mucho. «Sin embargo, se espera que esta temporada se envíen a Europa bastantes menos cebollas neozelandesas. «Las cifras indican que ya está llegando a Europa un 50% menos de cebollas neozelandesas», afirma Derk van Stokkum. Debido a las condiciones meteorológicas, Nueva Zelanda dispone de una cosecha más reducida, sobre todo en lo que respecta a los calibres más gruesos (65+). Además, en los Países Bajos y en otros lugares de Europa se han registrado grandes rendimientos de cebollas de buena calidad. Por lo tanto, los grandes clientes del retail seguirán recurriendo a las cebollas europeas durante mucho tiempo y no se pasarán a las cebollas importadas hasta finales de mayo como muy pronto», predice un importador holandés.

Alemania: La demanda aumenta un 10%
Un gran mayorista del suroeste de Alemania vende cebollas procedentes de la Baja Sajonia, los Países Bajos, el Bajo Rin y Baviera. Esta última está teniendo problemas de calidad este año y tiene muy poco que ofrecer, por lo tanto, las cebollas procederán sobre todo de Baja Sajonia. A partir de mediados o finales de abril, la empresa comprará cebollas de Nueva Zelanda y Sudáfrica, que se ofrecerán hasta junio, cuando se sustituirán de nuevo por las cebollas palatinas. Ahora mismo están recibiendo unas 350 toneladas semanales.

El comerciante afirma que, en comparación con los últimos años, la demanda esta año ha aumentado un 10% aproximadamente. La Baja Sajonia ha ampliado sus volúmenes, mientras que los Países Bajos venden mucha de su mercancía en el norte de Alemania. En abril, el mercado se pasará a la mercancía importada, lo que a su vez puede implicar que la antigua mercancía ya no encuentre compradores.

En Fráncfort, las cebollas de Turquía se venden a 13 euros y las cebollas nacionales de más de 80 mm a 11 euros el saco de 25 kg. Desde Hamburgo se informa de que las cebollas chilenas no estarán disponibles hasta la semana 14, y las cotizaciones de la mercancía española refrigerada comenzaron a registrarse el lunes. Aunque también se esperaban cebollas de Nueva Zelanda y Australia, las abultadas existencias nacionales no lo permitieron.

Francia: Buena calidad, pero falta de tamaños grandes
La temporada de cebollas está ya en una fase muy avanzada y los profesionales disponen de mercancía almacenada en cámaras frigoríficas. La campaña 2021/22 se está caracterizando por una buena calidad, tanto para las cebollas amarillas como para las rojas. Sin embargo, hay escasez de tamaños grandes, algo que también se observa en el mercado europeo. La producción francesa de cebollas rojas ya casi ha concluido, por lo que los mayoristas se pasarán pronto al producto egipcio.

Estamos casi en abril, por tanto, los precios han subido ligeramente, ya que ahora hay que añadir los costes de almacenamiento y clasificación, y el consumo es idéntico al del año pasado, lo que implica que se mantiene a un nivel bastante bueno y regular.

Italia: Precios altos para las cebollas blancas
El mercado de la cebolla en Italia se encuentra en plena transición entre las últimas existencias de producto nacional y el inicio de las importaciones. Un comerciante del norte de Italia afirma que actualmente hay demanda de cebollas blancas, pero no hay mucho volumen disponible y los precios son bastante altos. Por otro lado, la cebolla roja se ha estancado un poco y se registran precios normales, en torno a la media para la época. Sigue habiendo existencias de cebollas italianas, tanto amarillas como blancas, y la calidad es buena gracias a unas condiciones óptimas de almacenamiento. Los primeros envíos de cebollas de la India han llegado ya a Italia, pero no a bajo coste, debido también al aumento de los precios del flete de contenedores.

Además, hay algún que otro problema con algunas cadenas minoristas que no quieren pagar precios más altos a los productores y comerciantes debido al aumento general de los precios.

Egipto: El mercado egipcio de la cebolla siente los efectos de la COVID
La campaña de la cebolleta ya ha concluido en Egipto. Tras un comienzo lento, las cosas se estabilizaron a finales de enero. Además de aumentar los precios de los envíos, algunos contenedores se enviaron a destinos equivocados, lo que provocó el deterioro del producto para cuando llegó al destino correcto. La consecuencia de esto es que entre el 75 y el 85% de los productos tuvieron que ser desechados. La demanda de cebolleta se vio afectada negativamente por los confinamientos que se pusieron en marcha para hacer frente a una nueva ola del coronavirus. La demanda fue muy limitada al principio de la temporada, sobre todo antes de la época navideña, por lo que los precios también fueron muy bajos y decepcionantes. Después de las fiestas, los volúmenes disponibles en el mercado comenzaron a bajar. Los exportadores empezaron a darse cuenta de que la COVID los obligaría a afrontar la situación actual del mercado de forma diferente a la habitual.

China: Aumento del precio de exportación
La temporada de venta de cebollas de Shandong y Gansu está a punto de terminar. El precio de las cebollas amarillas que quedan almacenadas está subiendo. Solo Yunnan está cosechando actualmente cebollas frescas y la demanda del mercado es enorme. La cosecha de cebollas en Yunnan se ha retrasado un poco este año. Las cebollas de Yunnan normalmente ingresan con fuerza al mercado a mediados de marzo, pero este año no llegaron en grandes volúmenes hasta finales de marzo.

El precio está a un nivel relativamente alto porque las condiciones meteorológicas no han sido muy buenas, por lo que el volumen de producción global se ha reducido. El precio actual de las cebollas rojas de 80 mm a su salida del almacén es de unos 2,0-2,2 yuanes [0,31-0,35 USD] por kg, mientras que el precio de las cebollas amarillas es de unos 2,8-3,0 yuanes [0,44-0,47 USD] por kg.

Los precios de varias hortalizas subieron como consecuencia de las nevadas en Yunnan, así como de las medidas de control contra la pandemia a principios de la temporada. El aumento del precio de las cebollas ha sido relativamente pequeño en comparación con el de otras hortalizas. Además, el precio relativamente bajo estimula la demanda del mercado, por lo que el comercio con el producto nacional es fluido.

En cuanto a la exportación, el precio relativamente alto pone las cosas difíciles a los exportadores de cebollas. El precio de fábrica de las cebollas peladas suele rondar los 300-400 USD por tonelada, pero el precio actual es de unos 800 USD por tonelada. El elevado precio se debe a la reducción del volumen de producción y a las medidas de control de la pandemia. Muchas zonas de producción han sufrido cierres temporales, y las dificultades con la cosecha, el procesamiento y la distribución han impulsado el precio. Además, los precios del petróleo están subiendo y eso repercute en los costes de transporte, lo que a su vez afecta al precio de casi todos los productos.

El volumen de producción de cebollas de Yunnan es relativamente pequeño, pero no hay otras zonas de producción que abastezcan el mercado de la cebolla al mismo tiempo. Eso explica por qué la demanda del mercado es tan fuerte. Yunnan exporta principalmente cebollas a Corea, Japón y el sudeste asiático. Esperábamos que el precio de las cebollas bajara a finales de marzo al ampliarse el volumen de la oferta, y por eso empezamos a preparar los primeros pedidos de exportación, pero, en cambio, el precio subió, así que no tuvimos más remedio que retrasar nuestros planes de exportación.

Norteamérica: La menor oferta y la gran demanda generan buenas perspectivas para la temporada de cebolla
La temporada de primavera de la cebolla ha arrancado ya tanto en México como en Texas.

«La calidad y la demanda están a niveles excelentes», dice un expedidor. «La Vidalia es la siguiente y su temporada comenzará oficialmente el 12 de abril. Por ahora, nuestra cosecha tiene buen aspecto y prevemos un año normal. Nuestro trabajo continuará en Walla Walla, Washington, en junio».

Aparte de México y Texas, el suministro de cebollas frescas también proviene de Georgia en abril, y luego de California y Washington a finales de año.

«Debido a los problemas meteorológicos registrados el verano pasado en el noroeste del Pacífico, la oferta global de cebollas es mucho menor este año que el anterior. Terminaremos nuestra cosecha de cebollas para almacenamiento en el noroeste el mes que viene y después nos volcaremos con las cebollas de nueva cosecha hasta el otoño», afirma el transportista.

No es de extrañar que la demanda de cebollas sea más fuerte este año que el anterior. «Hay un mercado muy fuerte; más que el año pasado. Esto podemos atribuirlo a la escasez de cebollas para almacenamiento en el noroeste», dice, señalando que la cosecha nacional para almacenamiento ha caído a un nivel de récord este año.

Por su parte, el sector está lidiando con diversos problemas, como las tarifas de flete, que han alcanzado su nivel más alto, y los costes laborales. Sin embargo, el transportista señala que el sector de la cebolla ya estaba cambiando antes de la pandemia y que este cambio solo se ha visto acelerado por la COVID. «Hay que tener en cuenta factores como que solo se plante para ventas confirmadas, los retos laborales, el precio general de las cebollas en las tiendas… Todos estos factores han cambiado drásticamente los procedimientos de planificación y las perspectivas para nuestros socios cultivadores», afirma.

De cara al futuro, con la llegada de más cebollas frescas al mercado, los consumidores dispondrán de más opciones.

Y con la primavera y el verano a la vuelta de la esquina, las promociones también están a punto de llegar. «Los consumidores están deseando poder salir y disfrutar de temperaturas más cálidas. Las parrilladas, los pícnics, las fiestas, los eventos especiales y los días festivos generan grandes oportunidades para las cebollas dulces y animamos a nuestros clientes a promocionarlas», dice el transportista.

Perú: «Ahora mismo, el flete de las cebollas costaría más que el propio producto»
La industria de la cebolla de exportación en Perú ha experimentado un crecimiento constante en los últimos años gracias a su principal mercado de exportación, Estados Unidos, que en 2021 fue el destino de más del 60% de los envíos peruanos.

La larga temporada en el país, que dura de la semana 27 a la 12, termina cuando los campos norteamericanos comienzan a tener su propia cosecha. Sin embargo, los envíos de cebolla peruana también han cobrado fuerza en Europa, con España a la cabeza, y Centroamérica, y siguen llegando a nuevos mercados. Entre los últimos en recibir cebollas de Perú se encuentran Canadá, Portugal, Bélgica o Haití. En este último destino, las exportaciones han comenzado con volúmenes importantes.

Sin embargo, actualmente, el incremento de los costos logísticos está suponiendo un gran reto para el sector. De hecho, se trata de la mayor limitación para seguir creciendo, ya que, como reconoce un importante exportador de esta industria en Perú, «en estos momentos, el flete de las cebollas costaría más que el propio producto».

«Por ahora, las siembras de cebolla ya han comenzado. Por lo que veo, marchan al ritmo habitual, pero en el sector todos hemos empezado con incertidumbre, con la esperanza de que de aquí a junio se normalice el asunto de los fletes».

Australia: Las exportaciones de cebollas han crecido un 23%
Mientras que la mayoría de las cosechas de frutas y verduras se vieron negativamente afectadas durante la pandemia, los volúmenes de cebollas aumentaron, según las últimas cifras disponibles. En el año que finalizó en junio de 2021, se produjeron 271.930 toneladas (un aumento del 3% respecto al año anterior) valoradas en 203 millones de dólares (un 17% menos), con un 9% destinado a la transformación. En cuanto a las exportaciones, los volúmenes volvieron a crecer tras la importante caída de 2020. Se exportaron 44.885 toneladas valoradas en 30,4 millones de dólares. Aunque el valor se mantuvo más o menos igual, el volumen aumentó un 23%. En cuanto al consumo interno, el 75% de los hogares australianos compraron cebollas, y la mayor parte de la producción proviene de Australia Meridional y Tasmania.

A principios de este mes, Nueva Zelanda y el Reino Unido firmaron un histórico acuerdo de libre comercio. En una publicación en redes sociales, el máximo organismo neozelandés de la cebolla afirma que se trata de un «gran paso para los productores y exportadores de cebolla de Nueva Zelanda. Este acuerdo eliminará los aranceles sobre las cebollas neozelandesas y nos pondrá en igualdad de condiciones con otros países que ya no tienen aranceles, como Países Bajos».

1 COMENTARIO

Responder a Freddy Rommel Coronel Alvarez Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí