Gremios agropecuarios agradecen medidas estatales, pero dicen que no compensan los efectos de la coyuntura.

sta semana se conocerá el dato de inflación para abril, y mientras el Banco de la República continúa con su incremento de tasas para frenar la subida de precios- la semana pasada llegó a 6%- las medidas que ha tomado el gobierno para apoyar a productores agroindustriales aún no parecen tener el efecto esperado.

Dentro del paquete de acciones del gobierno una de las medidas directas para los insumos del sector ha sido la reducción de aranceles a la importación de insumos. Con el Decreto 307 en marzo se estableció 0% de arancel por seis meses a 165 bienes entre los que se encuentran varios insumos para el sector, y a ello se suma otro anunció en abril, de un arancel de 0% por 12 meses para otros 39 insumos agropecuarios.

Además, el Gobierno ha ampliado la población beneficiaria del programa Ingreso Solidario, que ya cobija a 4 millones de hogares, y desde este mes aumentó su giró mensual a $200.000.

Los productores

Tal es el caso de los cultivos de papa, el producto que registra la inflación más alta del último año, y que para marzo mostraba un incremento de 110%.

Germán Palacio, presidente de Fedepapa, señala como “la papa es intensiva en el uso de fertilizantes y agroquímicos. La urea y los fertilizantes no tenían arancel, entonces esa medida no se nota. Es muy bien intencionada, pero la es importante para rebajar el precio”, indica.

El presidente del gremio señala como con la pandemia, con el cierre de hoteles restaurantes y cafeterías, el tubérculo bajó a niveles máximos. En ese entonces el Gobierno inyectó $30.000 millones al sector. Pero la coyuntura global por la crisis de contenedores, más el paro de hace un año, que afectó la oferta del producto, no han permitido que los precios mermen.

“No hemos tenido ninguna ayuda en lo que ha corrido del año”, asegura también Palacio. “No se puede ser malagradecido, pero esto no es coyuntural, el sector agropecuario sufre de un problema, los precios bajan nos dan subsidios, pero es un tema estructural, se debe mirar cómo hacer que los cultivadores sean más productivos, aumentar el consumo de semillas certificadas, dar mayor acceso al crédito y mayor seguridad jurídica”.

Además, Palacio asegura que 80% de los cultivadores de papa son pequeños productores, “personas sin el músculo financiero”, y que muchos dejaron de cultivar, lo que hará que los precios sigan altos por lo menos hasta julio, cuando salga la cosecha del centro del país, la más grande del año.

El plátano es el tercer producto con más inflación, tras la papa y la yuca (85,1%), con un incremento en precios de 82,5% en el último año según el Dane. Allí, José Francisco Zúñiga, presidente de la Asociación de Bananeros del Magdalena y La Guajira (Asbama), señala que “el banano y el plátano se ha encarecido como otros productos de la canasta familiar porque es más caro producir”.

De acuerdo con Zúñiga, la producción bananera y de plátano del norte del país representa exportaciones por US$330 millones, pero a lo largo de la emergencia se ha afectado por los altos precios de los insumos.

Las fertilizaciones están costando el triple, los primeros afectados fueron los pequeños productores, pero también los grandes tienen problemas, y eso baja la producción”, asegura. En cuanto a los aranceles, Zúñiga dijo que actualmente hay existencias de productos que ya estaban gravadas por el arancel y definir su efecto real podría tomar meses.

“Lo que hoy nos puede ayudar es que hubiera exenciones de IVA en productos que se usan habitualmente, y si pudiéramos tener subsidios sería supremamente importante para la fertilización y la fumigación. Celebramos todos los esfuerzos que hace el gobierno, pero necesitamos medidas más agresivas”, asegura.

Otro producto que ha visto alzas importantes en sus precios es el pollo, con una inflación anual de 25,7%, mientras que los huevos han repuntado 31,9%. Gonzalo Moreno, presidente de Fenavi, reconoce que en este momento se tiene “la producción más alta de pollo de la historia”, con 1,7 millones de toneladas de carne en 2021, pero a pesar de ello, no ceden las presiones en los costos.

Tenemos total incertidumbre sobre lo que pueda pasar con el precio del pollo y el huevo, porque son condiciones marcoeconómicas mundiales lo que hoy está determinando el precio. En Colombia es por un aumento en la demanda por una sustitución de otras proteínas de origen animal. Así mismo, el costo de las materias primas a nivel mundial ha escalonado por la guerra de Ucrania y Rusia”, dijo Moreno.

Las ayudas

Juan Gonzalo Botero, viceministro de Asuntos Agropecuarios, aseguró que el gobierno viene trabajando en una estrategia de cuatro pilares. “Hemos vivido la política de apoyo en varias etapas, con una primera para garantizar el suministro de fertilizantes durante todo el año, para ello se ha hecho diplomacia con las embajadas de Canadá, Trinidad y Tobago y Emiratos Árabes para lograr la disponibilidad de urea”, indicó.

Se redujeron los aranceles de todas las materias primas de fertilizantes, de los agroquimicos que se importan, si bien no tienen un efecto inmediato aspiramos que tengan repercusión”, dijo.

Además aseguró que se reglamentó y está en proceso de contratación el operador del Fondo de Acceso a los Insumos Agopecuarios, que podrá dar incentivos a los subsidios transporte, adquisición y producción de insumos y debe iniciar funciones en el mes de junio.

“Finalmente, todos los procesos de producción se involucraron en la líneas especiales de créditos, que tienen hoy en día tasas subsidiadas”, aseguró.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí