La ganadería jalisciense vive la peor crisis de su historia, según lo comentan sus protagonistas. Cada vez más se incrementan los costos para producir carne y leche. Además los cultivos de exportación, como agave, aguacate, limón y berries, por citar algunos, crecientemente le quitan el territorio a los pastizales y les arrancan su carpeta vegetal con prácticas agronómicas depredadoras.

El presidente de la Unión Ganadera Regional de Jalisco (UGRJ), Adalberto Velasco Antillón, señala contundente que se tiene un botón de muestra muy ilustrativo: en meses recientes 80 mil vacas lecheras, gran parte de ellas en su etapa productiva, han sido sacrificadas o se han vendido, porque a sus productores les era insostenible la actividad lechera.

En el marco de la asamblea anual del gremio, expresó que los ganaderos y sus organizaciones están apremiados y conscientes de que se deben de tomar acciones ante una situación inédita, dado que antes al pasar por autopistas, carreteras y brechas, y se ubicaban los establos o los corrales de engorda, y ahora en gran número de casos, lo que se ve son plantaciones de los cultivos de agave y otros productos muy rentables.

Por lo mismo, se tiene que tomar una llamada de atención para los gobiernos y la sociedad la situación actual del campo, dado que de seguir como van las cosas, no se podrá seguir mantienen las posiciones de liderazgo que tradicionalmente Jalisco ha conseguido en la producción de carne y leche y otros productos de la canasta básica, máxime que también en los años recientes se le ha quitado terreno a la superficie de maíz que antes se cultivaba.

Abundó que en el caso del maíz, se prevé una menor producción porque no se tendrá acceso a los fertilizantes, por el gran disparo de sus costos, a raíz del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Por cierto, este momento crítico de ciertos sectores del campo de Jalisco, sucede cuando un jalisciense es el titular de la cartera federal agropecuaria: el agrónomo autlense de Chapingo, Víctor Manuel Villalobos Arámbula.

Los agostaderos se convierten “en mesas de billar”

Velasco Antillón reconoce que es legítima la producción del tequila, como lo es también la producción de cultivos de exportación, “pero no se vale hacerlo a cualquier costo, como lo es la desforestación y arrasamiento de los agostaderos”.

Detalló que no se tienen buenos pronósticos por parte de los plantadores de agave o aguacate en tierras de cerros, “donde echan la surcada para abajo al usar maquinarias de bulldozer o tractores D6, lo que junto con el uso de ciertos herbicidas dejan las tierras como mesas de billar”, como ya lo han comprobado diversas dependencias oficiales que tienen que ver con el desarrollo rural o la defensa del medio ambiente”.

También trajo a colación que ante el embate económico de los promotores de cultivos, como en el caso del agave, los ganaderos han optado por rentar sus tierras y recibir entre 12 y 15 mil pesos por hectárea al año, como sucede con las rentas para siembras de mezcal azul.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí