La actividad realizada por los agentes de Mendoza, Rivadavia y del Puesto Fronterizo Uspallata del Senasa resguarda la introducción de plagas.

En el marco de sus habituales tareas de verificación de productos de origen vegetal importado durante el 2022, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) continúa con el control fitosanitario y documental de bananas provenientes de Ecuador que entran por Chile a través del Puesto Fronterizo Uspallata, provincia de Mendoza.

Las certificaciones de importación de bananas es una tarea habitual y fundamental por parte de los agentes del Centro Regional Cuyo del Senasa, quienes asisten a los establecimientos de ingreso de las cargas y las inspeccionan para evitar la entrada de plagas cuarentenarias que puedan afectar el estatus fitosanitario en nuestro país.

La importación de bananas cubre el faltante de la fruta debido a que la producción en Argentina no es suficiente para abastecer el mercado interno.

En primer lugar, la tarea del organismo sanitario ante la importación de la fruta es realizar una verificación documental, ya que todos los envíos deben cumplir con los requisitos fitosanitarios establecidos por nuestro país.

“Luego de la verificación documental, lo que hacemos desde el Senasa es un muestreo, que consiste en retirar una cantidad de cajas de bananas de los camiones, dependiendo del tamaño del envío y las inspeccionamos visualmente” señaló Carla Bressia, agente del área de Protección Vegetal de la oficina local de Senasa en Rivadavia.

En el caso de registrar algún insecto o sospechar de la presencia de alguna de las siete plagas cuarentenarias reguladas por nuestro país, las muestras son enviadas al laboratorio para poder identificar las plagas interceptadas.

“El camión queda intervenido hasta obtener la identificación final de la plaga. Si los resultados del laboratorio arrojan que lo observado durante la inspección no corresponde a una plaga cuarentenaria para nosotros, el camión se libera” indicó Bressia.

Caso contrario, se le aplica un tratamiento cuarentenario o se labra un acta de destrucción del producto, según las circunstancias particulares.

Estas acciones de resguardo fitosanitario que realiza el personal de las oficinas del Senasa en Rivadavia y Mendoza son fundamentales para evitar la dispersión de plagas y cuidar la salud pública, ya que estas cargas provenientes de Ecuador son distribuidas posteriormente en todo el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí