Foto internet / Redacción: Marlene Bernal

Un llamado de alerta hace Cenipalma a los productores del norte del departamento del Cesar, basado en las estadísticas de afectación que registran estas tres poblaciones de vocación palmera. Según el centro de investigación, al cierre de marzo de este año se reportaron 21.243 casos, hecho que es visto con gran preocupación, pues de por medio está la estabilidad económica y social de centenares de familias.

Se ha registrado un significativo crecimiento en el número de casos en los últimos dos años y por eso estamos alertando sobre la preocupante situación en la parte norte del Cesar, donde ya se están superando los 21 mil casos reportados de Pudrición del cogollo”, dijo Alexandre Cooman, director general de Cenipalma.

Cabe recordar que actualmente en Algarrobo hay 4.488 hectáreas sembradas, en El Copey 9.444, Bosconia tiene 2.469, Agustín Codazzi 9.947 y en Tamalameque se cuentan 750.  Así mismo, que la PC se puede extender rápidamente, como ya se ha evidenciado en otras zonas palmeras, por lo que la amenaza fitosanitaria recae en las más de 39 mil hectáreas de palma sembradas en esa región.

Ante este hecho, la recomendación de Cenipalma es incrementar la contundencia en la adopción de prácticas agronómicas e implementar un plan de contingencia para la inmediata eliminación de áreas brote sin evidencia de recuperación, especialmente, en Algarrobo y El Copey, a la par de la definición de estrategias de prevención en zonas aledañas.

Igualmente, Cenipalma recuerda a los palmicultores que teniendo en cuenta que los focos, por ahora, están aislados, es indispensable hacer una identificación temprana, aplicar las medidas de control que la normativa ICA exige, fortalecer los planes de fertilización, garantizar un adecuado manejo de los drenajes para evitar encharcamientos, hacer la remoción de tejidos y en caso de identificar palmas que no muestren recuperación, se debe actuar con eliminación inmediata.

El llamado más importante es hacia la prevención, las herramientas que tenemos ahora para hacer frente a la enfermedad, son diferentes a las que teníamos hace 10 años, usemos esta ventaja del conocimiento y apliquemos todas las prácticas de manejo que sabemos son efectivas: excelente manejo agronómico, de drenajes y de la nutrición e intervención de palmas enfermas. El buen mantenimiento de nuestras plantaciones y el control de Rhynchphorus palmarum, insecto plaga que a la postre es el que termina matando las palmas enfermas por PC, nos va a garantizar estar preparados para enfrentar la problemática, porque ante la presencia de la enfermedad es importante actuar”, explicó Cooman.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí