El presidente del Ecuador, Guillermo Lasso, junto con la ministra de Salud, Ximena Garzón, y el presidente del COE nacional, Juan Zapata, anunciaron el uso opcional de la mascarilla en espacios públicos, en abril pasado. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: Carlos Granja Medranda

Mencionó que la forma de calcular el impacto del COVID-19 ya no es mediante la positividad viral, debido a que ha cambiado su comportamiento y hay casos leves.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional ratificó –este miércoles, 8 de junio– su resolución de abril pasado mediante la cual decidió que el uso de la mascarilla sea voluntario en sitios abiertos y cerrados.

Esto luego de realizar una nueva evaluación de la situación epidemiológica en Ecuador por el COVID-19.

En el país, desde el pasado 28 de abril, el Gobierno eliminó la obligatoriedad del uso de la mascarilla en lugares abiertos y cerrados, aunque hay sitios en los cuales aún se mantiene la necesidad de utilizarla.

Desde ese día y hasta ayer hubo un incremento de 17.099 contagios, pues los casos pasaron de 869.124 a 886.223 al 7 de junio.

La evaluación de la situación sanitaria la hizo la ministra de Salud, Ximena Garzón, quien mencionó que a inicios del 2022 hubo un pico epidémico en todas las provincias que ha ido disminuyendo poco a poco y actualmente hay una curva de tendencia endémica.

Garzón sostuvo que en Guayas ni siquiera se han doblado los casos en las dos últimas semanas.

“No podemos hablar de que ha habido un aumento exponencial ni siquiera multiplicativo; puede haber un aumento sumativo que es lo que pasa exactamente en niveles endémicos”, refirió.

Agregó que va a haber semanas en las que haya más casos y probablemente en quince días haya menos casos aun que ahora.

En Pichincha, agregó, si bien hay un incremento de casos de 900, en las últimas semanas no han aumentado ni la hospitalización ni los cuidados intensivos.

Con respecto a los fallecimientos asociados a la pandemia, indicó que no han aumentado dado que hubo tres casos en la semana 17 y luego un caso en las siguientes semanas.

Mencionó que la forma de calcular el impacto del COVID-19 ya no es mediante la positividad viral, debido a que ha cambiado su comportamiento y hay casos leves. Esa positividad, añadió, ha aumentado.

Ahora, señaló, se usa la tasa de gravedad de la enfermedad y se toman en cuenta las camas ocupadas por pacientes atendidos en hospitalización y en UCI.

“Si bien tenemos un aumento de casos, estos casos, si nosotros comparamos con los que necesitan hospitalización o UCI, han seguido bajando en las últimas semanas. La tendencia es claramente a la baja. La mayoría de los casos que se están presentando son muy leves, ni siquiera requieren atención médica”, dijo.

Atribuyó los índices endémicos a la vacunación.

Juan Zapata, presidente del COE nacional, hizo un llamado de tranquilidad a los COE locales y a la ciudadanía e invitó a seguir asistiendo a la vacunación.

“Esto fortalece la reactivación económica del país (…), son datos y cifras oficiales”, expresó.

Esta evaluación se da en medio de la preocupación de médicos y especialistas por el aumento de los contagios.

Para el médico y docente universitario Esteban Ortiz, los casos en Ecuador siguen con su crecimiento casi exponencial. Se declaró preocupado por la velocidad del incremento.

Entre el 7 de mayo y el 7 de junio hubo un aumento de más de 15.000 casos. Pasaron de 870.953 a 886.223.

En la última semana subieron a más de 8.000 los contagiados. El 31 de mayo hubo 878.196. El 7 de junio, 886.223.

Entre el 24 de mayo y el 31 de mayo aumentaron 3.363 casos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí