Sin embargo, el sector conforma una oportunidad para invertir en una perspectiva a largo plazo

En el 1T22, el entorno macroeconómico favorable, respaldado por la fuerte demanda de los consumidores, se vio repentinamente desafiado por la guerra en Ucrania. Inicialmente, las acciones de las líneas navieras resistieron, dada la contribución marginal tanto de Rusia como de Ucrania al comercio internacional mundial, pero pronto esto comenzó a influir en los precios de la energía, lo que provocó que la inflación ya elevada en las principales economías se multiplicara a máximos de la década.

Para controlar la inflación, los bancos centrales de las principales economías aumentaron las tasas de interés, lo que generó especulaciones de que un endurecimiento agresivo de la política monetaria podría llevar a la economía mundial a la recesión. En consecuencia, los mercados de acciones cayeron en todo el mundo y en el mercado naviero no fue diferente. El Container Equity Index de Drewry rompió su racha ganadora de tres años en el 1S22. En la comparación interanual (finalizando el 28 de junio de 2022), el índice registró una caída del 23,1 % (frente a 2021: +127,7%, 2020: +7 % y 2019: 36,2 %).

Con las acciones de las líneas navieras cayendo aproximadamente un 25% en 2022, la pregunta que surge es si este es el momento adecuado para invertir en estas acciones.

De acuerdo con Drewry, a pesar de los riesgos inminentes, el desempeño anual puede volver a ser mejor que el año anterior. Según el último pronóstico de la consultora del mercado de contenedores publicado en junio de 2022, las limitaciones de la cadena de suministro continuarán hasta el 1S23. Si bien esto debería ayudar al desempeño naviero en el año en curso, existen preocupaciones sobre los costos más altos de las operaciones en medio del aumento de los precios del crudo. Así, se espera algún impacto en los márgenes operativos, pero el desempeño anual general puede volver a ser mejor que el año anterior (2021).

Revisiones al alza

En línea con las expectativas de Drewry, las líneas navieras han publicado sólidos resultados en el 1T22 con un aumento de los ingresos promedio del 79,4%, un Ebitda del 174,4% y el Ebit del 152,7%. Con solo un trimestre del año, dos de los principales actores de la industria, Maersk y Hapag-Lloyd, ya han revisado al alza su guía para todo el año 2022.

Como resultado de los altos flujos de efectivo de las operaciones, los balances de todas las líneas están inundados de efectivo. En 2021, destinaron estas ganancias a impulsar sus capacidades operativas al optar por un crecimiento orgánico o inorgánico (vertical + horizontal) en lugar de pagar dividendos excepcionalmente altos o retirar la deuda.

A pesar de lo anterior, la mayor parte de los ingresos totales se ha reservado para los días grises. Como resultado, si bien la deuda bruta general de la industria casi se mantuvo estable, la mayoría de las empresas ahora tienen una posición de deuda neta negativa, lo que podría amortiguar la caída de las tarifas de flete a corto y mediano plazo. Además, la retrospectiva sugiere fuertemente que, en el pasado reciente, muchas navieras han optado por la rentabilidad en lugar de ganar participación de mercado, lo que claramente restringe la magnitud de cualquier guerra de precios en el futuro previsible.

Zona segura

Por otra parte, el puntaje Z de Altman, basado en los datos trimestrales más recientes, indica claramente que todas las líneas navieras se encuentran en la zona segura. De acuerdo con este sistema de semáforo, una puntuación Z igual o superior a 2,99 indica que la empresa es «segura» (verde); entre 1,8 y 2,99 indica que se debe tener precaución (naranja) y por debajo de 1,8 indica un mayor riesgo de que la empresa quiebre: «zona de dificultad» (roja).

De acuerdo con los resultados exhibidos por Drewry el puntaje Z de Altman por naviera es el siguiente: Maersk (4,39); Cosco (3,07); CMA CGM (3,65) ; Evergreen (4,95); Hapag-Lloyd (5,11); HMM (4,61); Matson (3,70); RCL (6,48); Seaboard (3,82): SITC (4,03); Wan hai (5,12); YMM (5,31); ZIM (4,55).

Baja valoración

El análisis de Drewry destaca los sólidos fundamentos de la industria marítima que se presentan un caso sólido para la inversión desde una perspectiva a largo plazo.

Según la consultora, el análisis de P/BV y EV/EBITDA del índice de acciones de contenedores Drewry más amplio sugiere que la valoración actual del sector está por debajo del promedio histórico a largo plazo, lo que brinda una oportunidad para los inversores de acciones.

No obstante, el riesgo a la baja podría darse a partir de un incremento más acelerado de las tasas de interés que, en última instancia, provocaría una recesión y destruiría la demanda de los consumidores. Por ello sugiere una inmersión profunda en los factores específicos de cada línea naviera para elegir ganadores individuales para invertir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí