SITUACIÓN. Por las fuertes lluvias de hace dos semanas, el río se ‘comió’ varios terrenos.

Un dragado, permisos para ingresar maquinaria y muros de contención es lo que piden los agricultores de La Península, Las Viñas y Las Viñitas, Tilulúm y Aguaján, debido a la pérdida que tuvieron después de las inundaciones del 5 de julio.

Situación

Para Galo Ortiz, habitante de La Península, ver sus sembríos perdidos y más de 1.000 metros de terreno desaparecidos, porque el río se llevó, es algo que no puede superar después de dos semanas desde que la creciente le arrebató lo que tenía.

Él dice que sus pérdidas ascienden a 3 mil dólares, porque sus cultivos que vendía en las ferias de sábados en el sector de Miñarica se fueron con el agua.

Su realidad es similar a la de Ángel Cóndor, quien perdió 1.500 metros de su huerto, ya que la corriente arrasó con todo y cada vez el río toma mayor posición comiéndose inclusive las peñas y poniendo en peligro casas que se encuentran en la parte alta de estas.

Tania Guerrero, otra de los moradoras de La Península, que fueron afectadas, dijo que a diferencia de otros años, esta vez la afectación solo en esta zona sobrepasa las 50 propiedades.

Ella dice que hace tiempo advirtieron que el río estaba perdiendo su cause y cada vez se abría más paso hacia los terrenos que respetaban la construcción de 30 metros de acuerdo al Plan de Uso de Suelo (Pugs) de 2009-2020.

“El problema es que en los últimos tiempos las lluvias son cada vez más fuertes y el clima impredecible, además pese a habernos quedado sin terrenos seguimos pagando impuestos, pero con estas pérdidas estamos en desventaja”, dijo Guerrero.

Ahora lo que piden es atención en las zonas más críticas con la construcción de muros, permisos para ejecutar un dragado, que aseguran será solventado por ellos mismos en caso de ser necesario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí