Foto web/Por Marlene Bernal

El “Moko” es una enfermedad causada por una bacteria y que está ocasionando muchos problemas fitosanitarios y pérdidas en la producción de plátano y banano en Ecuador.

Por tal motivo esta conferencia se ha convertido en una las más importantes en la Primera Convención de Plátano a realizarse el 8 y 9 de septiembre, en el hotel Hitón de Guayaquil, organizado por Asoexpla.

Para conocer un poco más del problema que afecta gran parte de la zona del Carmen en Manabí y de el Oro, EL PRODUCTOR.COM, entro en contacto con la Investigadora Mónica Betancourt, de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, AGROSAVIA, quien será la expositora de este tema.

La especialista anotó que esta es una enfermedad que puede llegar a reducir la productividad hasta en un 100% causando pérdidas incalculables a los productores.

Recordó que el Moko es una enfermedad producida por una bacteria que se caracteriza porque permite que este microorganismo se quede en el suelo por alrededor de 25 a 30 años, “es una bacteria súper destructiva en el cultivo de plátanos y bananos. La enfermedad está regada en casi toda Latinoamérica, y creemos que es un patógeno que más adelante va a ser muy problemático para las plantaciones de banano y plátano de esta región” expresó.

Recalcó que es una bacteria de rápido desarrollo, ya que causa necrosamiento de los vasos vasculares, por lo que la planta no puede tomar nutrientes, ni agua y se va marchitando, que es uno de los primeros síntomas que hace que la planta muera.

Explicó que en la mayoría de los países es un patógeno de control y lo que se hace es recomendar que la planta se elimine y se saquen las plantas que la rodean.

Anotó que el Moko puede ser un termómetro de lo que puede ser Fusarium raza 4, “las mismas prácticas de bioseguridad que se implementan para una, deben implementarse para la otra, hay que entrar y salir limpio de la plantación, evitar entrar semillas infectadas, impedir la entrada de gente que haya estado en otras plantaciones. Ya una vez que está en nuestro terreno hay que erradicarlas” acoto.

Indicó que no hay controles químicos que puedan ayudar como tampoco materiales resistentes, la mejor estrategia es evitar que llegue a la zona, enfatizó.

Al preguntársele si puede confundirse el Moko con Fusarium raza 4, la experta indicó que en estados iniciales es posible confundir las dos enfermedades, pero se evidencia en el Moko cuando el marchitamiento es en hojas nuevas, mientras que fusarium es en hojas bajeras, en el Moko las pudriciones son húmedas y la raza 4 son más secas.

La recomendación de la investigadora es que los productores vean que no es una exageración la que explican los técnicos y que tomen las recomendaciones que se dan para su control, “es un patógeno de difícil manejo y si llega hay que tratarlo muy técnicamente y mejorar la condición del suelo con microorganismos benéficos” dijo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí