Foto web/Por Marlene Bernal

A pocos días de iniciarse la cosecha de verano de soya, los agricultores esperan que se fije pronto el nuevo precio y se inicien investigaciones para tener nuevos materiales de soya en el país.

Y es que la falta de una adecuada semilla para la siembra de esta oleaginosa, hará que baje notablemente la producción este año, explicaron los agricultores a este medio.

Rafael Cruz, productor de la provincia de los Ríos, indicó que este año continuo el problema de reciclaje de semilla, “la semilla no tiene potencial de germinación, nos hemos beneficiado en esta oportunidad con inoculantes para tener mejoramiento de suelos, pero el insumo principal sigue sin investigación en el país” acoto.

Según Cruz, la última soya que sacaron hace algunos años y que está en el mercado es Panorama, “de ahí no hay más, no hay multiplicación de semilla, el programa de oleaginosas ha sido olvidado por el Estado y no hay investigación por parte del Iniap” recalcó.

Explicó que, si de pronto aumentan las áreas de siembra, no es por la calidad del insumo, sino porque muchos agricultores están haciendo reconversión de cultivos y sembrando soya para tener mejoramiento de suelos, ya que esta no necesita urea.

«La única soya que se produce en el país es en la zona baja de los Ríos como Babahoyo, Montalvo y algo en la provincia de las guayas vamos a tener que reagruparnos los soyeros y tratar de conseguir la membresía de algunos países que tienen potenciales genéticos como Bolivia, Brasil y Nicaragua, para poder multiplicar y mejorar el cultivo, ya que lo que producimos es tan solo el 5% del consumo nacional y el resto es importada» afirmó.

Anotó que actualmente hay plantaciones grandes, pero con un potencial de rendimiento muy bajo, agregando que además influye el afecto del calentamiento global porque no hay luz, lo que hace debilitar la floración de la soya y el engrosamiento de la pepa. “Creo que este año hemos superado las 30.000 hectáreas, que es apenas el 5% del consumo de las balanceadoras y las productoras de aceite” aseveró.

Una de sus apreciaciones es que considera que en el país han terminado con el cultivo de las oleaginosas porque es más fácil importar torta de soya que producir aquí. “Aún tenemos el precio del año anterior de 29,50 estamos esperando que nos fije el nuevo precio, ya que pronto iniciará la cosecha” anoto, recalcando que Ecuador tiene potencial para promover cualquier tipo de cultivo, pero no encuentran apoyo del gobierno.

Por su parte Wilinton Rodríguez, miembro de la Junta de Riego Babahoyo y de la Asociación de productores Apar, subrayó que necesitan materiales resistentes o tolerantes a roya asiática, “el Iniap debe comenzar a trabajar en eso porque hace mucho tiempo no salen variedades de soya. La producción siempre va a estar baja por la cantidad de semilla reciclada y es una de las principales limitantes para producir más soya, además de su elevado costo” ratificó.

Argumentó que están esperando que se fije el nuevo precio, recordando que el costo de producción está muy alto por la enfermedad que los está atacando donde tienen que hacer hasta 4 aplicaciones de fungicidas lo que encarece el costo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí