Situación. Varios problemas no se resuelven en el mercado.

En menos de tres años de administración han pasado tres personas por la gerencia del mercado Mayorista de Ambato, situación que a decir de los actores de este centro de comercio, dificulta el desenvolvimiento y desarrollo del mismo.

Los problemas en el principal centro de abasto de Tungurahua persisten a pesar de los diferentes ofrecimientos de mejoras que se han planteado por las administraciones.

Malestar

Tratando de acomodar los costales de productos, Manuel Puente, quien comercializa fréjol, manifestó que no pueden desarrollar sus actividades de forma cómoda y óptima y que se requiere un lugar más amplio.

Mientras que Marcelo Cocha, comerciante, aseguró que no se cuenta con una organización adecuada que permita la exposición de los productos para poder vender, lo cual además, genera inseguridad.

Para Carlos Flores, presidente de la Asociación de Empleados y Trabajadores del mercado Mayorista, este centro de comercio se ha estancado en su desarrollo e incluso cree que ha venido en decrecimiento, puesto que antes de la pandemia todos los días había una afluencia importante de productores, introductores y comerciantes.

Pero ahora solo hay un día con mayor relevancia, que son los miércoles, donde se observa mayor movimiento, mientras que los otros días de la semana el comercio ha disminuido drásticamente.

Según el dirigente, esto se debe a que no se ha generado una verdadera planificación o una propuesta clara de reactivación.

Flores aseguró que no es secreto para nadie, que los gerentes que han pasado por el mercado Mayorista buscaron favorecerse a ellos y dar nombramiento a varias personas.

A decir del dirigente, lo que se solicita a las autoridades municipales es que se ubique una persona capacitada para el cargo y que pueda trabajar en conjunto con los actores del mercado Mayorista de Ambato.

Autoridad

La Hora Tungurahua buscó una versión oficial de este tema en el Municipio de Ambato, sin embargo, hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Temor por inseguridad

Sin la ganancia de la poca venta de sus productos y sin poder reaccionar se quedó María Tisalema, quien llegó hasta la nave de fresa y mora, donde sin que se percate le robaron todo el dinero.

A decir de comerciantes y productores, este no es un caso aislado puesto que los casos de inseguridad se han denunciado una infinidad de veces, incluso un estibador murió al tratar de oponerse a un robo contra una comerciante.

A decir de los comerciantes, saben que existe un sistema de cámaras de vigilancia, pero ya ni eso les da seguridad y aunque se recuperó la Unidad de Policía Comunitaria que existe al interior del mercado, lo que falta es mayor organización y trabajo planificado desde la administración del centro de abasto.

Congestión vehicular

En horas de la madrugada se puede observar todo tipo de vehículos en fila, esperando ingresar al centro de acopio, el mismo que desde que abre sus puertas genera congestión vehicular.

Según registros entregados por el mismo mercado Mayorista, son más de 5 mil vehículos los que ingresan a diario al centro de abasto.

Para los trabajadores del mercado, si bien ha descendido un poco el caos vehicular por la baja acogida que está teniendo el mercado, el problema persiste, pues no se generan planes conjuntos de trabajo con la Dirección de Tránsito.

“Hay días que esperamos más de tres horas para poder entrar, el tráfico es terrible”, comentó Raúl Tipán, productor.

Productores reclaman más espacio

Los productores también sienten las falencias de la administración del mercado Mayorista, más aún cuando aseguran se da un limitado tiempo para comercializar sus productos.

Según explicaron, el reducido tiempo que les permiten permanecer en el centro de acopio hace que entreguen su carga a bajos precios.

Miguel Quiquintuña, productor, aseguró que la forma de trabajar parecería un complot para que los agricultores regalen sus productos a los sacadores.

“Necesitamos un gerente y autoridades que velen por los agricultores que somos los que traemos los productos a este centro de abasto”, dijo.

Informales y estibadores extranjeros sin un censo

Otro de los inconvenientes es el crecimiento del comercio informal, pues que al interior como al exterior del mercado Mayorista las ventas de todo tipo de producto continúan.

En los corredores, gradas y en las mismas naves de este centro de acopio levantan sus pequeños puestos mientras otros recorren el mercado.

Los comerciantes aseguran que lamentablemente no se ha generado una coordinación y estrategias de control para el comercio informal y peor aún para el catastro de los estibadores extranjeros, esto coadyuva a que se generen ambientes de inseguridad.

Además, se manifestó que a pesar de que existe una zona del consumidor final con capacidad para más de 500 comerciantes no se ocupa y esto se debe a la falta de estrategias y planes desde la administración del mercado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí