Mientras en el lado colombiano de la frontera entre Ecuador y Colombia se mira cómo aumenta la actividad comercial por la devaluación del peso frente al dólar, en el lado ecuatoriano se vive una realidad totalmente distinta.

En el último feriado se evidenció una gran presencia de viajeros hacia ciudades como Ipiales y Pasto, situación que va en aumento desde las últimas semanas, desde que 1 dólar se cotizó en 5.000 pesos colombianos, alcanzando un nuevo máximo histórico de revalorización en lo que va de 2022.

Esto ha causado que los negocios de ciudades fronterizas como Tulcán, en la provincia de Carchi, luzcan prácticamente vacíos, aunque los comerciantes coinciden en que no es un factor que se debe a la fuga de ecuatorianos a Colombia, sino a la falta de compradores colombianos en Ecuador, pues ellos representaban en muchos casos entre 50% y 90% de sus compradores.

Precios son similares

Alexander Chamorro, presidente de la Cámara de Comercio de Tulcán, resaltó que a pesar de que el cambio de moneda es un factor que durante muchos años ha sido determinante para el turismo comercial, actualmente no existe gran diferencia de precios entre Ecuador y Colombia, lo que ha generado que sí exista un aumento del turismo ecuatoriano en el vecino país, pero no en lo que respecta a las compras en centro comerciales.

“Cuando existían aranceles y había diferencia en los impuestos que se pagaban en Ecuador, ciertas cosas se duplicaban y hasta triplicaban, por lo que era conveniente hacer las compras en Colombia. Sin embargo, eso trajo como consecuencia que mucha gente se quede con esa etiqueta grabada en la mente, pero hoy que ya no existen salvaguardas y aranceles, que los precios son muy competitivos con respecto a Colombia, en vista de que las importaciones que se hacen en la mayoría de países es en dólares, los precios ya son similares”, comentó.

Menos clientes colombianos

Igualmente, resaltó que la principal afectación al comercio de Tulcán en lo que tiene que ver con la revalorización del dólar, se da porque los compradores colombianos han dejado de viajar hasta Ecuador.

“Hay afectación porque muchos clientes son colombianos y al tener que cambiar de pesos a dólares ya no les resulta atractivo. Estamos en un proceso de reactivación económica que no va al ritmo que quisiéramos, pero ya estamos en los dos últimos meses del año, que generalmente son los mejores para el sector comercial, donde confiamos que las cosas se sigan dando positivamente”, dijo.

Por su parte, Roger Estrada, presidente de los comerciantes del Centro Comercial de Tulcán, añadió que la afectación al comercio local, ante la disminución de clientes de Colombia, en sectores como el textil y de calzado, bordea del 50% al 90%, lo que los ha obligado a comenzar a pensar en nuevas estrategias para que en estos últimos meses del año se sienta menos la crisis comercial.

Expuso que la gran preocupación es que el dólar frente al peso está subiendo paulatinamente y no se mira una reducción en los próximos meses, lo que quiere decir que la situación continuará o empeorará, por lo que están mirando si ciertos comerciantes migran al interior del país para vender los productos, organizando ferias en otras zonas.

Recomendaciones si piensa viajar a Colombia

Desde los comerciantes y la Cámara de Comercio de Tulcán recomiendan a los ciudadanos ecuatorianos analizar bien si desean viajar a Colombia para aprovechar la devaluación del peso frente al dólar.

Coinciden en que si la intención es viajar por temas de turismo, lo hagan sin ningún problema, pero advierten que si la intención es ahorrar en ciertas compras de hogar o electrodomésticos, primero comparen precios para que sepan si realmente habrá beneficio económico en lo que piensan adquirir.

“Se debe analizar los factores propios de la frontera, como por ejemplo que en Colombia aunque el peso tiene su precio oficial no se recibe a ese precio, por lo menos en ciudades como Ipiales. Además, existen valores extra como el impuesto a la salida de divisas, comisiones de las tarjetas de crédito, legalización de la mercadería, que por último terminan encareciendo el producto y sale más caro que en Ecuador”, dijo Alexander Chamorro, presidente de la Cámara de Comercio de Tulcán.

“Es verdad que muchos carros ecuatorianos han viajado a la frontera con la intención de ir a Colombia, pero también se ha detenido a gran parte de las personas por temas de pico y placa o del SOAT en el otro país, al darse cuenta que los precios no están tan baratos”, añadió, por su parte, Carmen Lozada, comerciante de víveres de Carchi.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí