Foto cortesía/ Por Francesca Aguilar

La industria camaronera es una de las más representativas dentro de Ecuador teniendo uno de los mayores índices de exportación, sin embargo, a pesar de que las estadísticas pueden parecer favorables, el 2022 ha sido un año difícil para el sector acuícola, así lo expresó José Antonio Camposano, Presidente Ejecutivo de la Cámara Nacional de Acuacultura, (CNA), en entrevista con este medio ELPRODUCTOR.COM.

¿Cómo cierra el 2022 para el sector camaronero?

El año cierra con muchas dificultades, desde finales del 2021 y hasta principios del 2022 el balance apuntaba a una economía que recobraba su fuerza luego de la pandemia, durante este año a pesar de que en el balance de las estadísticas se puede ver exportaciones crecientes realmente hemos tenido un año bastante turbulento en cuanto a precios, esto influenciado por caídas en la demanda a lo largo de este año generada por diversos factores.

El conflicto armado entre Rusia y Ucrania, que afecta la economía europea, que altera no solo a los costos de energía que es lo que más preocupa hoy a Europa, una crisis energética no distante, sino que también la perspectiva de crecimiento.

En el mercado hemos tenido mucha incertidumbre que la hemos sorteado porque el sector exportador ha realizado inversiones y se ha preparado para colocar ese volumen creciente de camarón que salen de las fincas en los diversos mercados.

Mientras que, en cuanto a costos, hay un crecimiento en toda la cadena, la soya y el trigo con niveles altos nunca antes vistos, lo que ha motivado que el alimento balanceado para camarón sufra varios incrementos en su precio a lo largo del 2022.

El último golpe anunciado por una política pública relacionado al combustible que incrementa los costos del productor camaronero.

Con todos estos factores se tiene un margen mínimo de operación, no se logra cubrir costos, además hay pequeños productores con poca tecnología hoy con pérdidas cuantiosas, un año duro en contraste a las estadísticas de exportación.

¿En divisas y empleo, cuánto significa para el país el sector camaronero?

Para Ecuador, uno de cada cuatro dólares que exporta el país incluido el petróleo, provienen del sector camaronero, es decir, el 25% de las exportaciones totales y fuera del petróleo son uno de cada 3 dólares que provienen de la actividad camaronera.

Son casi USD 7 mil millones en exportaciones que los producen, los procesan y los exportan 275 mil familias de forma directa e indirecta.

¿Qué le espera al sector camaronero en el 2023?

Adaptarse a las nuevas condiciones de los mercados, habrá que hacer un seguimiento muy cercano a la política que mantiene China, además estar atentos a lo que suceda con la economía a nivel mundial y lo que pueda pasar con Estados Unidos y Europa, que si no logran recuperarse no existe un escenario alentador para el primer trimestre del próximo año.

Los sectores exportadores no podemos trasladar las ineficiencias propias o del Estado al precio de nuestro producto, estamos compitiendo con países que constantemente reciben beneficios o a través de la depreciación de su moneda logran impulsar sus exportaciones, en el caso de Ecuador no se puede hacer.

Vemos con preocupación que desde el gobierno nacional no existen decisiones en firme que apunten a abaratar los costos de producción. Insistiremos que el Estado debe definir políticas de fomento.

¿Cómo van las negociaciones con México?

Creo que se puede calificar como un punto muerto, definitivamente México no ha dado las respuestas que Ecuador buscaba, se hablaba de contingentes en unos volúmenes determinados y parece que no aceptaron esa propuesta.

En el caso de ser así, nosotros como cámara de acuacultura del Ecuador, siempre hemos pensado que un acuerdo comercial que no incluya al camarón, le resta interés para el país.

¿Posibilidad de entrar a otros mercados?

Las posibilidades están ahí, hay que trabajarlas en dos vías paralelas, la primera es la vía arancelaria que se logra con las negociaciones de acuerdos comerciales y libre comercio, y la segunda es hacerle frente a las barreras para arancelarias que piden una serie de requisitos donde el principio de equivalencia sanitaria debería respetarse un poco más.

El principio dicta que si usted tiene esa enfermedad declarada no debe pedirle al país que le vende un certificado libre de dicha enfermedad, porque se entiende que ambos tienen esa equivalencia.

Los países levantan las alertas aun cuando se tratan de enfermedades que ellos tienen, desde el punto de vista netamente comercial para Ecuador si constituyen una barrera de comercio porque se utilizan para no permitir ingreso de productos desde Ecuador.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí