Foto tomada de de news.un.org/Francesca Aguilar

El fusarium es una de las enfermedades más agresivas para las plantaciones de banano, la misma puede llegar acabar con hectáreas enteras de cultivos de musáceas, causando un daño no solo al sector productor y exportador de la fruta, sino también a todo el país, por ello es importante evitar que la misma ingrese a Ecuador.

Sin embargo, Lourdes Cedeño, quien es productora de banano de El Triunfo, indicó a ELPRODUCTOR.COM que hasta ahora no ha existido la atención necesaria a la enfermedad, además no han tenido una difusión de información sobre esta plaga, “no vemos un contingente de medidas preventivas, no hay charlas, solo sabemos que estamos amenazados por una enfermedad que puede diezmar nuestra actividad.” señaló.

Agregó que, el agricultor pequeño ha escuchado sobre la existencia del fusarium, pero el momento que la enfermedad llegue al país no sabrían qué hacer.

Cedeño recalcó que a pesar de que las actividades bananeras son de suma importancia para Ecuador, no existe un instituto que regule, controle e investigue la plaga en el territorio, “nosotros dentro de nuestras posibilidades estamos desinfectando las herramientas, tratando de al ingreso de las plantaciones poner cal, cosas básicas, pero de ahí mayor información no tenemos.”

Además, señaló que dentro de su conocimiento no existente ningún preventivo en las fronteras del país para evitar el ingreso de fusarium, “se suponía que, en las áreas bananeras, a la entrada y a la salida de las provincias, se iba a hacer un control y se iban a hacer fumigaciones en el caso de los carros, bicicletas y entre los que transitan, eso se lo vio en la época de COVID, pero por el tema de fusarium no se lo ha visto”, acotó.

Franklin Torres, presidente de la Federación de Bananeros del Ecuador (Fenabe), coincide con lo indicado por Cedeño, acotando que “la defensa contra el fusarium está muy atrasada en el país, nosotros vemos con mucha preocupación la falta de interés por parte del Gobierno para destinar fondos para el fusarium (…) con el fin de alguna manera evitar la propagación y sobre todo su entrada al país.”

Torres enfatizó que pese a los esfuerzos que están haciendo tanto el Ministerio de Agricultura como Agrocalidad, desde su perspectiva no cuentan con el presupuesto suficiente, ni el personal adecuado para frenar la entrada y si llega a ingresar, iniciar los programas de investigación para que no se prepague en el país.

Concluyó indicando que la falta de herramientas para la pronta detección de la enfermedad también es un limitante para Ecuador, “examinar una muestra tarda más de 60 días, significa que durante esos días queda sin protección cualquier finca, sin saber si tiene o no la enfermedad. Realmente estamos en una situación muy complicada y el Gobierno tiene que brindarle la atención suficiente.”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí