Foto referencial tomada de la web de willax/ Por Francesca Aguilar

La posible presencia de un Fenómeno del niño en el segundo semestre del año ha activado las alertas a nivel mundial, lo que ha hecho que Ecuador comience a trabajar en una planificación para mitigar los efectos de este evento natural en el sector agropecuario, tomando en cuenta que el mismo ha sufrido una gran pérdida debido a las fuertes precipitaciones de los primeros meses del 2023.

Andrés Pareja, Subsecretario de Redes de Innovación del MAG, considera que es difícil asegurar que un fenómeno climático se dará, ya que muchas veces son impredecibles, sin embargo, rescató que, ante la posibilidad de un Fenómeno del niño, todos los miembros de la cartera de Estado deben planificar actividades dentro de sus competencias para mitigar los riesgos.

Pareja aseguró que lo importante es determinar cuáles son los sitios propensos a las inundaciones y definir qué cultivos están en esas zonas, así como brindar la información necesaria a los productores para que puedan tomar medidas frente a este fenómeno.

Añadió que, por ese motivo, desde el MAG están trabajando en preparar kits de ayuda de recuperación, que serán entregados de acuerdo a las necesidades que tenga el cultivo, considerando “si hay que sembrar desde cero o si es que hay que hacer actividades de recuperación del cultivo que está afectado, pero no se ha perdido”, dijo.

Una de las entidades con las que está trabajando el Ministerio de Agricultura es la FAO,  que es una de las organizaciones que apoya este tipo de iniciativas dentro del país. “Nosotros lo que estamos haciendo con ellos, en este momento, es viendo las proyecciones de los eventos, las zonas donde puedan suceder, y proyecciones de los cultivos y posibles pérdidas que se puedan dar”, concluyó Pareja.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí