La pitahaya forma ya parte de la diversidad de cultivos en Huelva. La campaña arranca esta misma semana con las primeras recolecciones de esta fruta exótica, que se hará un hueco en los mercados europeos como producto de cercanía, compitiendo con otros orígenes del hemisferio sur.

“Estamos a punto de iniciar la campaña de pitahaya roja ecológica, que estará disponible hasta finales de noviembre”, cuenta Juan Gómez, presidente de Jucamp, la mayor empresa productora de este fruto en España con alrededor de 350.000 kilos anuales.

“En estos momentos, la producción española encuentra más espacio en Europa, ya que disminuye un poco la oferta de grandes países productores de Asia y América Latina. Nos distinguimos por disponer de un producto de cercanía, ecológico y con un sabor sorprendente”, señala.

De acuerdo con el productor y exportador, la empresa cuenta con un equipo de trabajadores especializados que realizan las tareas de mantenimiento, polinización y recolección de forma manual.

Jucamp lleva 5 años produciendo pitahaya en invernadero, como diversificación a sus producciones de cítricos y berries. “Empezamos con una hectárea de producción y vimos que el cultivo se adaptan a las condiciones climáticas, haciendo un buen manejo. Ahora contamos con una superficie bastante importante de producción y tenemos previsto ampliar la plantación varias hectáreas más en los próximos años, por lo que nuestra apuesta por este cultivo es importante. Somos conscientes que tenemos que contar con cantidades significativas con tal de poder trabajar con las cadenas de supermercado”.

La empresa cuenta con su propio departamento de I+D+I, para desarrollar sus propias variedades, algo que ya venían realizando en arándanos y moras y que también aplican a la pitahaya.

“Estamos realizando ensayos con casi 300 variedades de pitahaya, llevando a cabo cruces para obtener frutos que tengan mayor sabor, sean más productivas y tengan una mejor poscosecha. Estamos a punto de patentar una variedad que además de esto, nos permitirá adelantar la cosecha un mes y extenderla también un mes al final de la campaña”, indica Juan Gómez.

El consumo de este fruto todavía es escaso en Europa, pero de acuerdo con el presidente de Jucamp, crece lenta, pero continuamente cada año. “El mercado va demandando cada vez más pitahaya y tenemos la esperanza de que seguirá creciendo. Años atrás, cuando empezamos a plantar arándanos, éste era un cultivo bastante desconocido y nadie imaginaba que el consumo iba a crecer tanto. Se trata de una inversión costosa y de momento, con ventas lentas, por lo que no todos se atreven a aventurarse en su cultivo en España».

“De momento, trabajamos con mayoristas y con alguna cadena de supermercados en España, así como en mercados mayoristas de otros países como Bélgica o Reino Unido. Vendemos nuestras pitahayas ecológicas en formatos de 4 kg envasadas según calibres, con nuestra marca Pitalovers”, concluye Juan Gómez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí