LABOR. Se han implementado cuatro sistemas complementarios de tratamiento de aguas residuales.

En las parroquias rurales y en cooperativas de vivienda existen estos sistemas que ya cumplieron su vida útil.

Un 10% de los 177 sistemas primarios de aguas residuales que se encuentran en las cooperativas urbanas y parroquias rurales del cantón Santo Domingo han cumplido su vida útil y su colapso provoca contaminación ambiental.

Estos sistemas fueron construidos hace varios años, son el primer proceso para el tratamiento de aguas residuales que salen de las viviendas.

Uno se encuentra en la cooperativa María del Rosario, en donde las aguas residuales salen por las alcantarillas y caen a un estero. Esta situación causa malestar a los moradores, quienes han denunciado el hecho, pero no han tenido respuesta.

Edison Narváez, gerente de la empresa pública municipal de Agua y Alcantarillado (Epmapa), señaló que a estas pequeñas plantas dan mantenimiento continuo para que cumplan con el servicio para las que fueron construidas, pero en varias ocasiones han colapsado.

Proyecto

Pablo Chang, subgerente de Operaciones y Mantenimientos de Epmapa, expresó que de los 177 sistemas solo 158 son administrados por la institución, 19 corresponden a las juntas de agua de las cooperativas o parroquias.

Indicó que con el proyecto de alcantarillado pluvial y sanitario de la zona C que ya está terminado, permitirá reemplazar cierta parte de estos sistemas por plantas modernas para dar un tratamiento adecuado en beneficio del ambiente.

Un desafío

Verónica Narváez, directora de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial, sostuvo que dar el tratamiento adecuado a las aguas residuales es un gran desafío que no solo enfrenta Santo Domingo, sino ciudades grandes como Quito o Guayaquil.

Indicó que también han detectado 1.914 puntos de descarga de desechos orgánicos en las fuentes hídricas.

Como institución, han implementado el proyecto ‘Sistema complementario de tratamiento de aguas residuales’ como medida de asistencia para las plantas convencionales que no cuentan con la capacidad y diseño técnico legal para cumplir con su función.

La propuesta consiste en una filtración física que se complementa con plantas de Vetiver, aprovechando su capacidad de fitotratamiento. Desde diciembre de 2020 se han implementado cuatro sistemas en las parroquias rurales: Puerto Limón, Luz de América y Plan Piloto.

Adicionalmente, desde finales de 2022 se trabaja en la construcción de un sistema en Santo Domingo, sector La Cadena, con un porcentaje de avance del 80%. Logrando disminuir la carga contaminante de las aguas residuales de la población hacia el recurso hídrico, mejorando la calidad del agua y de manera indirecta la preservación de la fauna acuática. (CT)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí