Inundaciones en Milagro , Guayas. Marzo de 2023. - Foto: API

Los salarios para la burocracia, el pago por intereses de la deuda pública y la inversión, tres de los gastos más pesados en el Presupuesto del Estado, crecieron durante el primer semestre de 2023.

El gasto de inversión, también conocido como de capital, aumentó 13% frente al primer trimestre de 2022 y sumó USD 2.191 millones. Mientras que el gasto en intereses de la deuda creció 43% y el gasto en salarios, que es el más pesado en el presupuesto, creció 6,6%.

Pero, entre julio y diciembre, los gastos podrían crecer todavía más de lo que preveía el Gobierno cuando elaboró el Presupuesto.

El invierno ha sido fuerte y es muy probable que el Fenómeno del Niño golpeará a la producción en la Costa, dice Juan Javier Jarrín, director de Investigaciones de Inteligencia Empresarial.

 

Esto es preocupante en un escenario en el que los ingresos del Presupuesto están cayendo, agrega Jarrín.

Los ingresos petroleros han caído a la mitad, frente al primer semestre de 2022, por la volatilidad del precio del petróleo y la menor producción.

Lo mismo ha pasado con los ingresos tributarios, según ha reconocido el propio Ministerio de Finanzas. La economía se está enfriando, lo que impacta en una menor recaudación. Además, en 2023 se dejaron de cobrar impuestos, ya sea porque solo estuvieron vigentes en 2022 o por reducciones en las tarifas, como ocurrió con el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD), agrega Jarrín.

A contrarreloj

Al frente económico de Lasso le quedan entre dos y cuatro meses para seguir al frente de las finanzas del Estado antes de que asuma el nuevo Gobierno.

Hasta el primer semestre de 2023, el Gobierno ya ha ejecutado el 43,7% de lo presupuestado para gastos, de un total previsto de USD 26.755 millones. Quedan todavía USD 15.060 millones por ejecutar en el segundo semestre.

Gasto para emergencias

Una de las mayores presiones para abrir más la llave del gasto público han sido las emergencias causadas por el fuerte invierno. El clima ha destruido carreteras, puentes, viviendas y edificaciones públicas, sobre todo en zonas vulnerables como Esmeraldas.

Además, el país soportó en marzo un terremoto de 6,5 grados que afectó sobre todo a las provincias costeras de El Oro y Guayas.

Y el escenario puede ser más grave si en el segundo trimestre de 2023 llega el Fenómeno de El Niño, pues se requeriría más inversión de obra pública y bonos o subvenciones para los afectados en 2023 y en 2024, explica Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal.

A esto se suman las asignaciones para las elecciones anticipadas, que costarán USD 79,9 millones.

Tampoco se contempló el gasto para las consultas populares sobre la explotación petrolera del bloque 43- ITT y la minera en el Chocó Andino, que demandarán unos USD 3,2 millones.

Si la extracción de petróleo se detiene como resultado de la consulta popular por el ITT, el Presupuesto estatal dejaría de recibir alrededor de USD 1.200 millones al año.

Pero parar la producción en el cuarto mayor bloque petrolero de Ecuador también demandará más gastos. Cerrar cada pozo costaría USD 500.000 al menos, dice Acosta Burneo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí