Foto tomada del Facebook de MAG/ Por Francesca Aguilar

El próximo 20 de agosto los ecuatorianos irán nuevamente a las urnas para elegir a la persona que gobernará el país hasta el 2025. Sin embargo, este cambio de mandatario deja algunos proyectos inconclusos dentro del sector agropecuario.

Por ello, miembros de los gremios productivos han expresado a EL PRODUCTOR, cuáles son las principales necesidades que tienen los rubros que componen el agro en el país.

Francisco Chiriboga, presidente de la Cámara de Agricultura de la Primera Zona (CAIZ), destacó que todos los gobiernos han ofrecido regresar la mirada al campo, pero ninguno lo ha hecho y esto genera un gran problema, “yo creo que aquí hay que elaborar un plan agrícola que convierta al Ecuador realmente en un país agrícola con productos de exportación”, señaló.

Además, para el dirigente, el sector agrícola es la fuente generadora de empleos más importante del país, agregó que él considera que alrededor de 3.5 millones de habitantes de Ecuador estarían dedicados al agro de forma directa o indirecta, lo que representa un gran porcentaje del total de la población ecuatoriana.

“Si nosotros desarrollamos políticas públicas que fomenten la agricultura, que fomenten la exportación, se va a crear una fuente de empleo directa rápidamente y con eso solucionaría la falta de empleo”, acotó.

Finalmente, dijo que el relevo generacional es otro de los factores importantes que tiene que tener a consideración el nuevo Gobierno, “porque si volvemos atractiva a la actividad del campo, la volvemos rentable, la gente va a tener un incentivo para quedarse trabajando en el campo”, eso impediría la migración a la ciudad, que lo único que conlleva es desempleo e inseguridad.

Por su parte, Franklin Torres, presidente de la Federación Nacional de Bananeros (FENABE), indicó que lo principal es que el Gobierno entrante pueda contar con personas que realmente tengan conocimientos del sector agrícola, ya que “siempre se ve que todos los presidentes salen diciendo que se van con una deuda con la agricultura.”

Añadió que, desde el sector bananero, piden que exista un cumplimiento con la ley de banano, así como con los contratos y el pago mínimo de sustentación.

Torres adicionalmente indicó que la persona que vaya a estar en el poder debería enfocarse en una nueva estrategia de mejoramiento en las fincas bananeras, con un crédito apropiado y directo, con un plazo suficiente y con un interés que permita que las fincas se modernicen.

José Antonio Hidalgo, director ejecutivo de AEBE, también habló sobre las necesidades que tiene el sector bananero del país, enfatizando que existen grandes desafíos en el Ecuador actualmente, uno de ellos es el Fenómeno del Niño que está próximo a llegar, “una de las principales cosas es, todas las afectaciones que vamos a tener en productividad y todo lo que se va dando a nivel de enfermedades de la planta como la sigatoka. Entonces todo eso requiere mucha inversión.”

Añadió que debido a este evento se va a ver muy afectada la producción del país, por lo que considera que este Gobierno tiene que dejar el camino trazado en cuanto a fondos, para así poder atender todas estas necesidades.

Por otra parte, también mencionó que otro de los pedidos es que haya una política de no exportar impuestos, ya que esto hace que se reduzca la conectividad de Ecuador frente a otros países productores de banano que tienen mejores condiciones en torno a costos, “eso está haciendo que perdamos fuerza en muchos mercados.”

Concluyó aseverando que la inseguridad es un problema latente, por lo que piden al Gobierno que se vaya a posicionar próximamente, que haya una intervención militar en los puntos focalizados que son críticos para la producción bananera, ya que “sin seguridad no hay nada.”

Carlos Gómez, presidente del directorio del grupo Naranjo Roses Ecuador, sostuvo que desde el sector floricultor existen tres ejes principales que él considera que deben ser tomados en cuenta por las nuevas autoridades, el primero es que las flores sean incluidas en el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP), con la finalidad de que este producto no pague aranceles dentro del mercado estadounidense.

“Estamos en una desventaja competitiva contra Colombia y los principales productores del mundo, porque la rosa ecuatoriana, siendo la mejor del mundo, paga impuestos de entrada a los Estados Unidos”, indicó.

El segundo eje es la competitividad en cuanto a los cielos abiertos, Gómez explicó que las tarifas aéreas son más caras para exportar la flor desde Ecuador a Miami que desde Colombia a este Estado, “queremos estar en igualdad de condiciones para poder competir de igual a igual con ellos.”

El último pedido de este rubro es que existan fuentes de financiamiento que les permitan a los floricultores crecer y de alguna manera llegar más al consumidor final, ya que los intermediarios son los que se llevan la mayor cantidad de dinero de la cadena de valor de la producción de rosas, siendo esta situación una de las que más ha afectado al sector por varios años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí