Blanca Rodrigo, durante un entrenamiento en Guayaquil, el 9 de febrero de 2023. - Foto: COE

El amor por el arco y la flecha surgió en Blanca Rodrigo cuando tenía 10 años. Su papá, que es un experto en el deporte e incluso practica cacería, le animó a probarse en esta disciplina.

Parecía que el talento estaba en su sangre ya que desde el primer día impresionó y su padre se dio cuenta de su potencial.

A la semana compitió en su primer evento, contra chicas que iban años practicando el deporte, y se ubicó en tercer lugar. Subida al podio y Blanca se enamoró eternamente del tiro con arco.

“Me impulsó esa sensación que viví cuando estaba en el podio y vi que mi papá y toda mi famila estaban felices. Me sentía orgullosa y esa adrenalina al lanzar cada flecha me cautivó”, recuerda en una entrevista con PRIMICIAS.

Medallas internacionales

A los 12 años, Blanca recibió su primera convocatoria a la selección nacional y representó al país en el Mundial en Brasil, donde se ubicó en quinto lugar.

Su siguiente gran momento se dio en los Juegos Bolivarianos de Valledupar, su primer evento de un ciclo olímpico. Junto a Mateo Oleas, la dupla ecuatoriana obtuvo el bronce en el arco compuesto mixto.

“Para esta competencia tuvimos una fuerte preparación, en lo físico y sobre todo en lo mental. Mi entrenador me ha enseñado que este deporte se basa en la concentración”.

Blanca Rodrigo, con su medalla de oro de los Juegos Suramericanos de la Juventud, el 1 de mayo de 2023. COE

Luego obtuvo el triunfo más importante de su carrera, en los Suramericanos de la Juventud en Rosario. Desde el primer día fue considerada la máxima candidata, pero esta presión no la desconcentró.

“Fue muy emocionante, pero también sufrí por el clima, era demasiado frío y había mucho viento. Pero sabía que todos esperaban mucho de mí y pude llevar el oro para el Ecuador”.

Por otra parte, el momento más duro de su corta carrera se dio en los Juegos Panamericanos Junior de Cali. La guayaquileña apuntaba como estaba acostumbrada, pero las flechas no llegaban a su destino.

“Se me acercó el entrenador de la campeona del mundo y me preguntó qué me estaba pasando. Ahí comprendimos que estaba teniendo problemas de visión”.

Le recomendaron que cierre uno de sus ojos y el problema se solucionó. Desde ese momento, Blanca aprendió a practicar el deporte con un solo ojo.

Panamericanos y Olímpicos

Sus grandes actuaciones la llevaron a clasificarse a los Juegos Panamericanos de Santiago, un honor gigante para una deportista de apenas 16 años.

“Me siento súper nerviosa, es un logro muy grande. Estoy entrenando y dando lo mejor de mí para dar una buena presentación en Chile”.

Uno de sus sueños a largo plazo es clasificarse a unos Juegos Olímpicos, tal como lo hizo la arquera Adriana Espinosa de los Monteros en Tokio 2021.

“Todos estuvimos emocionados cuando vimos su clasificación, tenemos un grupo de WhatsApp de arqueros y le escribí para felicitarla”.

Pero su sueño aún tendrá que esperar, ya que Blanca practica el arco compuesto y en París 2024 únicamente se disputará el arco recurvo.

“El arco compuesto es ‘muy perfecto’, los récords mundiales son todos ’10’, por eso no se lo ha considerado. Pero en París habrá una exhibición de este deporte y espero que se incluya en el programa de Los Ángeles 2028”.

Mientras tanto, la talentosa arquera se concentra en el día a día. “Me veo con una buena proyección, sé todo lo que he luchado y ganado y lo estoy disfrutando”, afirma la joven promesa.

Blanca Rodrigo, durante los Juegos Suramericanos de la Juventud, el 1 de mayo de 2022. COE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí