Imagen referencial

La cebolla, uno de los productos más utilizados en la cocina ecuatoriana pasa por su peor momento, ya que los agricultores han decidido abandonar los cultivos debido al invierno y los bajos precios recibidos.

Franklin Bustamante productor de esta hortaliza en la península de Santa Elena, indicó a este medio que el invierno acabo con los cultivos de cebolla perla y colorada en gran parte del país. “Yo perdí como 10 hectáreas, ahorita estamos con miedo de sembrar, y más si se dice que viene el fenómeno del Niño, no tenemos un seguro que nos respaldé”, expresó.

Según el productor los datos de Colombia y Perú que es uno de los abastecedores de este cultivo en la región tampoco hay la hortaliza, “es por eso que ahorita la carga de 100 libras llega a los 90 dólares, que estaba en 15 o 20 dólares”, resaltó.

Misael Búster, también productor de la península, dijo que no van a seguir sembrando, ya que no pueden continuar perdiendo dinero, él sembraba 30 hectáreas, tierras que decidió dejar para la pitahaya, cultivo que esperaban fuera más rentable, pero cuando todo el mundo se volcó a su siembra dejo de ser rentable y el precio bajo notablemente, en la cosecha pasada no había quien comprara, destacó.

Anotó que en la provincia ya está desapareciendo ese cultivo que en alguna oportunidad era muy rentable para los pequeños productores.

Pero la buena noticia es que esta verdura es una de las más utilizadas en la cocina, debido a que es una poderosa especia que le da todo el sabor a las comidas y se ha convertido en un ingrediente básico, además de que es una fuente de salud por su efecto antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano, ahora se puede cultivar en las casas en muy poco espacio.

Según un artículo de www.gastrolabweb.com, es una planta que, de plantarse desde cero, tarda en dar fruto. En el primer año de cultivo tiene lugar la «bulbificación» o formación del bulbo, como consecuencia del aumento de iluminación diurna y el aumento de temperaturas, porque es una planta que necesita muchísimo sol. Ya para el segundo año, si tiene las condiciones ambientales favorables, empieza su fase reproductiva, que se traduce en torno a 1 metro de altura y abombado en su parte basal. Este escapo culmina en un «capuchón», que da flores monoclamídeas de color blanco verdoso.

Es una planta que crece en climas templados, aunque en las primeras fases de cultivo, llega a tolerar las temperaturas bajo cero, pero requiere de altas temperaturas y días largos de primavera o de verano-otoño, las tardías. Los suelos que prefiere son sueltos, sanos, profundos y ricos en materia orgánica. Sin importar la variedad que elijas, todas pueden crecer en una maceta y ofrecerán buenos resultados entre 6 y 7 meses. La maceta debe de tener unos 30 centímetros de ancho por 30 de profundidad.

¿Qué necesitas?
• Tierra fertilizada (Ni muy terrosa, ni arenosa)
• Bulbos o semillas de cebolla
• Macetas de 30 cm de profundidad por 30 cm de ancho.
• Un espacio soleado

¿Cómo se hace?
1. Si eliges plantar semillas, deberás introducirlas a unos 2.5 centímetros de profundidad. Siempre será adecuado dejarlas en el interior de casa durante al menos un mes, hasta que el esqueje de la cebolla haya salido ya al exterior.
2. Una vez que la planta asoma por el exterior de la tierra, se puede sacar la maceta al balcón o la terraza.
3. Si eliges plantar las cebollas en bulbos, se pueden plantar dos por maceta igual, a una profundidad de 2.3 cm. En este caso sí puedes dejar a maceta en el exterior.
4. Las macetas debes dejarlas donde les dé el sol diario para que crezcan sanas y fuertes.
5. Cuando los tallos presenten un color verde intenso, la cebolla estará lista para ser cosechada, después de varios meses y para evitar plagas, puedes plantar rábanos entre una y otra, porque estos ayudan a ahuyentar las plagas.

1 COMENTARIO

  1. Desde la capital cebollera del Ecuador Zapotillo los productores de cebolla manifiestan que esta hortaliza, NO SE SIEMBRA EN INVIERNO, en esa época se siembra maíz; pero que a la vez con gran esfuerzo sembraron en mayo como se lo hace por la mucha experiencia en el cultivo y que el fenómeno del Niño no los asusta, lo que si les preocupa es que en un 90% los agricultores son de la Tercera Edad y no son sujetos de crédito en BANECUADOR que eso es peor que el Fenómeno del Niño que no los asusta, y finalmente el seguro agrícola y los créditos del BANECUADOR DEBE SER UNA POLITICA DE ESTADO Y QUE ES UN DEBER MORAL Y SOLIDARIO QUE DEBE SOLUCIONAR EL PROXIMO GOBIERNO.

    Acá en Zapotillo es la razón fundamental de los escases de cebolla y que su buen precio ha recuperado la confianza en sembrar, pero el problema es que estos agricultores no son apoyados con políticas de Estado para fomentar la producción TECNIFICANDO EL RIEGO
    y son espacios que tienen muy pocos jóvenes que, si pueden acceder al crédito, aunque con mucha dificultad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí