Foto archivo/

Con el fin de incentivar las buenas prácticas agrícolas y de consumo en el país, el Misterio de Agricultura y Ganadería, a través de la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), se encuentran trabajando para asegurar la ingesta de leche y evitar la informalidad en la cadena láctea.

Con esta iniciativa, la agencia busca dar a conocer que el consumo de leche pasteurizada proveniente de la industria formal no representa un riesgo para la salud, no obstante, el consumo de leche cruda (no pasteurizada) puede ser el causante de enfermedades, ya que la misma contiene microorganismos y bacterias nocivas.

De acuerdo a lo indicado por Agrocalidad, el trabajo se ha centrado en capacitaciones, controles en la producción del lácteo, entre otras actividades que ayuden a asegurar el consumo de este alimento, a su vez, la agencia trabaja en conjunto con otras entidades para poder cumplir con este objetivo.

Rommel Betancourt, coordinador de inocuidad de los alimentos de Agrocalidad, resaltó en entrevista con nuestro medio que, para que un producto pueda realmente alimentar, debe ser sano, es decir, libre plagas y enfermedades. Además, tiene que ser nutritivo e inocuo, lo que se refiere a que sea seguro, pero para poder conocer esto, la leche debe pasar por una serie de análisis de laboratorio que ayudarán a determinar si la misma es o no un alimento apto para el consumo.

“La leche de por sí va a nutrir si es íntegra, así como va a nutrir una carne de pollo bien cocida, una lechuga bien cultivada, bien tratada, bien lavada, pero el momento en el que se pierde esta integridad entonces pasa a ser un factor de riesgo.”

El funcionario detalló que, la leche debe ser tratada de acuerdo especificaciones técnicas, en este caso es necesario que este producto pase por un proceso de pasteurización con el fin de bajar la carga bacteriana que puede tener y sea apto para el consumo.

Sin embargo, el trabajo para lograr esto es en conjunto, ya que, si bien las autoridades al mando se encargan de realizar un seguimiento a productos como la leche desde la primera fase de producción, hasta que llega a las perchas, el consumidor final también debe ser parte de estas buenas prácticas al verificar que el producto que está llevando cumpla con los requisitos necesarios para ser un alimento, “todos y cada uno de los actores de la cadena de suministros de alimentos debemos tomar conciencia y responsabilidad de nuestro rol”, anotó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí