Venta de frutas y hortalizas en el Mercado Iñaquito, en Quito, 7 de julio de 2023. - Foto: Patricia González / PRIMICIAS

La inminente llegada del fenómeno de El Niño en Ecuador, uno de los mayores riesgos para el sector productivo, se espera para el último trimestre de 2023. Mientras, la entrega de crédito para las actividades agropecuarias, acuicultura, pesca y silvicultura disminuye en la banca privada.

Entre enero y mayo de este año, la banca privada otorgó USD 1.158 millones en nuevos créditos para esas actividades. Esto es, 18% menos que en iguales meses de 2022, según datos de la Asociación de Bancos del Ecuador (Asobanca).

El presidente de la Asobanca, Marco Rodríguez, explica que esta caída responde, por un lado, al encarecimiento del financiamiento o crédito externo, por el alza de las tasas de interés en las economías desarrolladas. El crédito externo es uno de los mecanismos de fondeo de la banca privada.

Y, por otro, los bancos se ven obligados a pagar un mayor rendimiento para captar más depósitos y así fondearse en el mercado local.

Esto ha elevado la tasa de interés pasiva referencial, que a mayo del 2023 alcanzó ya el 6,86% anual, más de un punto porcentual que hace un año.

Rodríguez dice que se trata de una de las tasas pasivas más altas de la región.

Sin embargo, con la resolución de la Junta Financiera del 22 de junio de 2023, los techos de las tasas de interés para el crédito de empresas con ingresos de más de USD 1 millón al año son más altos.

Ya en julio de 2023 subió la tasa de interés de estos préstamos y podrá seguirse ajustando cada mes.

Menos crédito para arroceros
Entre los desembolsos que más cayeron están los correspondientes a la actividad agropecuaria, que tuvo una caída de 32%.

Entre enero y mayo de 2023, la banca privada entregó a la agricultura y ganadería USD 507 millones en créditos, USD 240 millones menos que en igual período de 2022.

Dentro de la agricultura, la actividad arrocera, que sufrió pérdidas importantes durante el invierno de inicios de año, es una de las actividades donde ha bajado la oferta de créditos.

Entre enero y mayo, la banca otorgó para cultivos de arroz USD 44 millones, es decir, USD 2,5 millones menos que en iguales meses de 2022.

El director del Centro de Investigación del Arroz, Heitel Lozano, explica que el arroz es uno de los cultivos más riesgosos tanto para la banca pública como en la privada.

Añade que con los daños que dejó el invierno y los impactos que se prevén con la llegada de El Niño, los créditos se han cerrado todavía más.

«Si los indicadores muestran que el fenómeno de El Niño va a ser agresivo, nadie va a arriesgar. El sector se está quedando sin piso», dice.

La tasa de interés para cultivos de arroz depende del nivel de ventas, dice Lozano. Y añade que mientras más pequeña sea la empresa, mayor riesgo y, por lo tanto, mayor es la tasa de interés.
Aunque se espera que llegue la importación de arroz desde Uruguay, para evitar una posible escasez, Lozano asegura que al momento hay sembradas cerca de 70.000 hectáreas de arroz en el país. Es decir, cerca de 80% de lo que se siembra en el verano.

Una primera parte comenzará a cosecharse a finales de agosto, dice Lozano.

En cambio, para la pesca, la banca privada desembolsó USD 153 millones en nuevos créditos en los primeros cinco meses de 2023; es decir, 13% menos frente a igual período del año pasado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí