El presidente electo, Daniel Noboa, en el Palacio de Carondelet, 18 de octubre de 2023. - Foto: API.

El plan económico del Presidente electo Daniel Noboa contiene varias propuestas que serán difíciles de cumplir en los 18 meses que duraría su mandato. Sobre todo, las que dependen de reformas legales que se deberán gestionar en la Asamblea Nacional.

Esto será un desafío, debido a que Noboa no tiene una mayoría en el Legislativo, dice la calificadora de riesgos Moody’s.

Siobhan Morden, directora de estrategia de Santander US Capital Markets LLC, dice que los aspectos más destacables del programa económico de Noboa se centran en la atracción de inversiones y la reducción del déficit de recursos en el Presupuesto.

Sin embargo, Morden enfatiza que no hay detalles específicos sobre cómo lo hará. Noboa ya ha adelantado que tiene la intención de lanzarse a la reelección en 2025, lo que le podría dar más tiempo para ejecutar sus planes.

Pero, si Noboa pretende reelegirse, es probable que no se cierre la llave de ciertos gastos, para no perder popularidad. Eso perjudicaría la estabilidad presupuestaria, dice un informe del banco de inversión Barclays.

1. Las propuestas viables

El Presidente electo plantea aumentar la recaudación, mediante el fortalecimiento de las capacidades del Servicio de Rentas Internas (SRI) y mejorando los controles a los contribuyentes, para así reducir la evasión de impuestos.

Además, Noboa propone crear un sistema de denuncias anónimas de casos de corrupción y de evasión fiscal.

Estos planes son factibles, dice Hanns Soledispa, director de la firma de investigaciones Exponential Research. Sin embargo, añade que no serían medidas suficientes para cubrir la necesidad de mayores ingresos que enfrentará el Gobierno en 2024.

Esto debido a que una buena parte de las deudas que no ha cobrado el SRI están en impugnación y los cobros demandan tiempo y recursos del SRI.

Otra propuesta viable es crear un fondo de garantía para impulsar la colocación de crédito productivo para las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

Para ello, el Gobierno podría buscar financiamiento de organismos multilaterales y así impulsar la colocación de préstamos para este sector, que se ha desacelerado en lo que va de 2023.

Noboa también plantea bajar las tasas de interés del crédito, que hoy están reguladas por techos fijos para cada segmento. Esto es viable y se podría hacer mediante un decreto.

Sin embargo, el presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados, Marco Rodríguez, dice que, aunque el espíritu detrás de reducir las tasas de interés mediante un mandato es dinamizar el crédito, estudios demuestran que ocurre lo contrario y se propicia el chulco.

«Lo que sucede en la práctica (con los techos y controles a las tasas) es que el crédito se restringe y causa que menos personas, principalmente emprendedores, tengan acceso a un crédito formal», agrega.

  1. Viables, pero no urgentes

El plan económico también plantea una auditoría de la deuda pública. Además, se propone tomar medidas «contra aquellos que sean encontrados culpables de corrupción o mala gestión en la contratación y gestión de la deuda pública».

Una auditoría a la deuda es viable para conocer qué tipo de condiciones se pusieron y si se cumplieron los objetivos atados a los préstamos, dice el exministro de Finanzas, Mauricio Pozo.

Sin embargo, Pozo considera que esa propuesta no es urgente. Añade que la prioridad debería ser renegociar las condiciones de la deuda pública con los acreedores de bonos externos y con los multilaterales.

 

Los vencimientos de deuda externa comienzan a crecer en 2024 y el nuevo Gobierno no contará con recursos suficientes para pagar, por lo que debería buscar tener más holgura en los pagos, dice Pozo.

  1. Planes factibles, pero no dependen de Noboa

La atracción de inversión extranjera directa (IED) es una de las propuestas que Noboa incluye como prioridad en su plan económico. Algo similar a lo que prometió Guillermo Lasso cuando llegó a la Presidencia.

Sin embargo, la IED del primer semestre de 2023 fue la más baja desde 2016.

Noboa reconoce que la seguridad jurídica es un aspecto esencial para atraer inversión. «Los inversionistas necesitan saber que sus inversiones están protegidas por la ley y que los contratos se cumplirán», dice el plan.

Pero Soledispa dice que atraer inversiones no depende solo del Ejecutivo.»Se requiere una serie de medidas que creen un ambiente atractivo para las empresas y eso toma tiempo», explica.

La alta carga de impuestos y la poca flexibilidad en el mercado laboral son desincentivos, añade.

La seguridad jurídica es un desafío que tampoco está en manos de Noboa. Por ejemplo, hay 176 proyectos de inversión pública y privada paralizados.

Lo anterior, porque la Corte Constitucional dispuso que se suspenda temporalmente el proceso de consulta ambiental, necesario para que el Ejecutivo otorgue licencias ambientales a los proyectos.

Noboa también propone incentivos tributarios para atraer más inversiones. Pero el abogado tributario Javier Bustos explica que solo por ley se puede establecer, modificar, exonerar o extinguir impuestos.

De ahí que Noboa debería presentar un proyecto de ley a la Asamblea Nacional. El Presidente electo también hace énfasis en luchar contra la evasión fiscal en paraísos fiscales. Incluso menciona «multas severas, así como posibles penas de prisión».

La abogada tributaria Yael Fierro dice que es factible que el nuevo Gobierno incremente los desincentivos que ya existen en la ley para quienes envían dinero a paraísos fiscales.

Por ejemplo, en la actualidad un desincentivo es que la tarifa del Impuesto a la Renta es más alta para las empresas con accionistas que tengan activos en paraísos fiscales. Además, el Código Penal establece penas de entre tres y siete años para quienes cometan el delito de defraudación fiscal, dice Fierro.

Pero si Noboa quiere cambios más estrictos, también debería enviar un proyecto de ley a la Asamblea.

  1. Las propuestas inviables

El programa del Presidente electo también plantea reducir el gasto estatal mediante la optimización.

Sin embargo, una de las trabas es que hay pre asignaciones que están establecidas en leyes e incluso en la Constitución, dice Pozo.

Por ejemplo, las pre asignaciones por los ingresos petroleros y tributarios para los gobiernos locales. O la disposición de la Constitución que manda a aumentar cada año el presupuesto para salud y educación.

Otra propuesta de Noboa es incrementar la producción petrolera un 20%. No detalla cómo ni cuánto tiempo tomará llegar a esa meta.

sto parece inviable si se toma en cuenta que el Ejecutivo tiene un año para cerrar el campo petrolero Yasuní ITT, por lo dispuesto en la Consulta Popular de agosto de 2023.

Este campo produce 58.000 barriles diarios, que representan el 14% de la producción nacional. Lasso también se propuso la ambiciosa meta de incrementar la producción petrolera hasta llegar a un 1 millón de barriles diarios. En lo que va de 2023, el promedio ha sido de 471.750 barriles diarios.

Tres factores ha impedido alcanzar el plan:

  • Roturas en los oleoductos Sote y OCP.
  • Conflictos sociales con comunidades indígenas.
  • Incumplimiento de proyectos de ampliación de producción.

El Presidente electo, además, ha planteado, «con el apoyo del sector privado, contar con refinerías con tecnología de punta en el país, para que el petróleo se quede en casa».

Pozo dice que sería posible implementar una refinería con un proyecto de inversión público privado, o incluso, con deuda pública.

Sin embargo, añade que sería inviable construir una refinería y mantener los subsidios a las gasolinas y al diésel. Según Pozo, la historia ha demostrado que intentar eliminar este subsidio tiene un alto costo político.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí