Imagen Referencial/Por: Marlene Bernal

La Cámara Nacional de Acuacultura (CNA) mediante boletín de prensa profiere sobre el proyecto de reforma tributaria presentado por el Ejecutivo ecuatoriano, denominado «Ley de Eficiencia Económica y Generación de Empleo». La propuesta, que incluye la creación de un nuevo impuesto a las ventas, ha suscitado preocupación en el sector camaronero, que ya enfrenta una de las peores crisis económicas de su historia.
El artículo 13 de la mencionada ley propone que los contribuyentes realicen una auto retención mensual de hasta el 3% de sus ingresos totales. La CNA sostiene que esta medida constituye un impuesto sobre las ventas que afectaría significativamente el capital de trabajo y la liquidez de toda la cadena de valor del sector camaronero. En un contexto de pérdidas acumuladas que superan los 1,400 millones de dólares en 2023, esta propuesta se presenta como un golpe adicional a un sector ya debilitado.
José Antonio Camposano, Presidente Ejecutivo de la CNA, expresó su preocupación, destacando que imponer un 3% de impuestos sobre las ventas reduciría el limitado capital de trabajo del sector, dejándolos sin la liquidez necesaria para operar. Este llamado de atención se suma a los desafíos existentes en el sector camaronero, que ha experimentado una disminución en la demanda, particularmente en mercados clave como China.
El gremio también señaló que el impacto de esta medida sería más agresivo en el sector exportador, ya que, bajo la propuesta, se aplicaría una auto retención incluso sobre las ventas al extranjero, donde normalmente no se realizan retenciones. Este escenario amenaza con agravar la situación económica ya frágil de los productores camaroneros.
El sector camaronero, representado por la CNA y parte de la Corporación de Gremios Exportadores del Ecuador (CORDEX), ha presentado sus argumentos ante la Ministra de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Sonsoles García. Sin embargo, ante la persistencia de la preocupación, el gremio ha anunciado su decisión de comparecer ante la Comisión de Régimen Económico de la Asamblea Nacional para exponer detalladamente por qué consideran que la propuesta es perjudicial para la competitividad de la cadena productiva camaronera y, por ende, debe descartarse.
La situación plantea un desafío adicional para el gobierno, que ahora enfrenta la presión de equilibrar la necesidad de generar ingresos fiscales con la salvaguarda de sectores económicos clave en un momento crucial para la economía del país. La decisión que tome la Asamblea Nacional en respuesta a las preocupaciones planteadas por la CNA podría tener un impacto significativo en el futuro del sector camaronero en Ecuador, expresa el comunicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí