Luego de las lluvias de verano que se presentaron desde la región de Coquimbo a la del Biobío durante el fin de semana en Chile, preocupación existió sobre los posibles efectos que hubiesen podido tener en la cosecha de frutas, sobre todo en la uva de mesa.

Sin embargo, los productores se encontraban ya preparados para este evento, dado que en los últimos años ha acontecido que se registren lluvias de verano en Chile, con lo cual quedaron descartados efectos negativos de importancia.

Desde Fedefruta, uno de sus directores, Cristián Allendes, señaló a  que “en general no hubo mayores problemas. Sólo en la variedad Flame, que está en plena cosecha, podría haber algo de partidura”.

Allendes dijo también que “ya es habitual que caiga alguna lluvia en esta época y los productores estábamos preparados y aplicados, como ya se sabía que venía de antes la lluvia”.

Allendes concluyó que “siempre las lluvias no son bienvenidas, pero tampoco creo que sea tan complicado”, restándoles importancia.

Reacción de exportadores

En el sector exportador también hubo reacciones frente a las lluvias de verano, aunque con algo más de preocupación.

Para Ronald Bown, Presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas, “este evento climático, altera nuevamente el normal desarrollo de la actual temporada frutícola, generando en este caso, costos adicionales a los productores”, dijo en un comunicado.

Bown agregó que “esta situación climática adversa para la fruticultura de exportación, implica detener las cosechas por al menos un día y realizar tareas de aplicaciones preventivas para enfermedades de origen fungoso en todas las plantaciones frutales”.

Asimismo, Bown explicó que “junto a esta situación, en la costa este de los Estados Unidos de América, las grandes nevazones ocurridas, están causando la paralización de las actividades portuarias, de transporte y comerciales, lo que afecta a las frutas que recién han arribado a los puertos de esa costa, como también las que están listas para despacho a los centros de distribución o están por descargarse en los puertos del área de Filadelfia”.

De acuerdo a cifras de ASOEX, las exportaciones en lo que va de la actual temporada (2015-2016) registran un total acumulado de 486.582 toneladas de frutas enviadas a los diferentes mercados de destino; cifra que evidencia un 10,31% menos que a igual periodo de la campaña pasada.

Cautela

En la misma línea que Fedefruta, Ian Carlo Bottinelli, especialista de Cropmonitor, señaló a Portalfruticola.com que «los registros en Curicó y algunas zonas de la Región Metropolitana hablan de 5mm de agua. En general con precipitaciones mayores a 10mm hay que preocuparse».

El especialista agrega que «en vides, la mayor parte está protegida con las aplicaciones de cierre de racimos, pues a mayor cercanía a la cosecha mayor es el riesgo», pero advirtió de peligros que la lluvia pasada pudo haber tenido en berries: «Donde se produce mayor problemas es en berries: frambuesa, mora, arándano y frutilla, pues aquí una lluvia de 5-7mm en precosecha puede ser problemática si no se entra a cosechar pronto después de la lluvia».

 

 

 

Fuente: Portal Fruticola | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here